Papa Francisco: «Necesitamos a Jesús como los marineros a las estrellas para encontrar la ruta» - Alfa y Omega

Papa Francisco: «Necesitamos a Jesús como los marineros a las estrellas para encontrar la ruta»

En el Día Mundial del Refugiado, el pontífice ha tenido también un recuerdo para ellos durante el ángelus

Begoña Aragoneses
El Papa saluda desde el balcón del Palacio Apostólico durante el ángelus de este domingo. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco ha destacado en el ángelus desde la plaza de San Pedro las situaciones que en la vida, como les sucedió a los apóstoles en el pasaje del Evangelio de este domingo, 20 de junio, pueden turbar los ánimos: desamores, ansiedades, problemas, falta de trabajo, enfermedades o cuando uno se siente «perdido en medio del mar de la vida, sin ruta o sin puerto».

Ante estas circunstancias, «nos sentimos ahogados por el miedo» y, como los discípulos, «corremos el riesgo de perder de vista» lo más importante: «En la barca, Jesús está». Y al igual que sucedió entonces, hoy espera que «lo invoquemos, lo pongamos en el centro de lo que vivimos». Para ser discípulos de Jesús, ha precisado el pontífice, «no basta con creer que Dios existe, sino que es necesario involucrarse con Él». «Es necesario gritarle a Dios –ha añadido–, porque muchas veces la oración es un grito».

Como el grito de los refugiados que llegan en barco, ese «¡sálvame!» cuando se están ahogando. Francisco no ha querido dejar pasar el Día Mundial del Refugiado, que se celebra este 20 de junio, y ha insistido en abrir «nuestro corazón a los refugiados». «Que hagamos nuestras sus tristezas y alegrías; aprendamos de su valerosa resiliencia», ha propuesto.

Aferrarse a Jesús

Habría que preguntarse, ha indicado el Papa, cuáles son los vientos que se abaten sobre la vida de cada uno, «cuáles son las olas que obstaculizan mi navegación», y decírselo todo a Jesús, que «quiere que nos aferremos a Él para encontrar refugio». Este es el comienzo de la fe, ha aseverado, «reconocer que solos no somos capaces de mantenernos a flote, que necesitamos a Jesús como los marineros a las estrellas para encontrar la ruta». La fe, ha insistido, se inicia «cuando superamos la falsa religiosidad que no quiere incomodar a Dios». Al gritarle en la oración, Él «puede obrar maravillas».

Ese «¿por qué tenéis miedo?» que Jesús pregunta a los discípulos «nos concierte también a nosotros». Porque, llevados por el miedo, «se habían quedado mirando las olas, no a Jesús». El miedo lleva a mirar los problemas, «y no al Señor», ha advertido. Cuántas veces, se ha preguntado el Papa, «dejamos al Señor en el fondo de un rincón de la barca de nuestra vida». «Pidamos la gracia de no cansarnos de llamar a la puerta de su corazón», ha suplicado a modo de conclusión.

Oración por Myanmar

Al término del rezo del ángelus, el Papa se ha dirigido a los presentes en la plaza de San Pedro uniendo « mi voz a la de los obispos de Myanmar» por las personas que están muriendo allí de hambre. Ha pedido que se abran corredores humanitarios y que las pagodas, escuelas, iglesias, templos, monasterios, mezquitas, sean respetados como lugares «neutrales de refugio».