La Iglesia pide a los jóvenes cofrades que den testimonio

Colaborador

Sevilla acogió el III Encuentro Nacional de Jóvenes Cofrades, un espacio para el intercambio de experiencias entre jóvenes que viven su fe en el seno de las hermandades y cofradías

Más de 900 jóvenes, procedentes de distintos puntos de España, Francia e Italia, se dieron cita en Sevilla el pasado fin de semana para participar en el Encuentro Nacional de Jóvenes Cofrades, una iniciativa que surgió en 2013 con el objetivo de fomentar la actividad juvenil y dar a conocer las distintas realidades de las hermandades y cofradías.

Con el lema Levantaos, vamos, la tercera edición de este congreso de jóvenes cofrades comenzó el viernes 6 de noviembre, tras varios meses de preparativos y trabajo para componer un programa de actividades dirigidas a fomentar la formación cristiana de los jóvenes cofrades, desarrollar foros de opinión a nivel nacional, y potenciar su participación en la Iglesia. Según Milagros Ciudad, delegada de Formación y Juventud del Consejo de Hermandades y Cofradías hispalense y directora académica del encuentro, estas jornadas buscan «el intercambio de experiencias de fraternidad cristiana entre jóvenes de diversa procedencia».

Lecciones de vida creyente

El arzobispo de Sevilla inauguró el encuentro con una ponencia titulada ¿Qué pastoral juvenil queremos?. Monseñor Asenjo analizó la situación en la que se encuentran muchas parroquias, sin jóvenes y sin una pastoral juvenil organizada, en comparación con las hermandades y cofradías, que cuentan con numerosos jóvenes y los «cuidan y procuran formarlos, siendo conscientes de que el acompañamiento de los jóvenes es la mejor inversión, pues son el futuro de la Iglesia». El prelado sevillano afirmó estar convencido de que una pastoral juvenil consistente y con perspectivas de futuro tiene que partir de una formación seria en la fe y de una fuerte experiencia de Iglesia. «La nueva evangelización no se podrá hacer sin los jóvenes –añadió–, que están llamados a enseñar lo que a ellos les ha acontecido en su encuentro con Jesús».

La implicación de los jóvenes en la nueva evangelización fue el hilo conductor de las distintas ponencias del sábado. Antonio Martínez, director del II Encuentro de Jóvenes Cofrades, celebrado el pasado año en Cartagena, indicó que el joven actual busca referencias en las que apoyarse a la hora de afrontar las dificultades que se le presentan. «Es ahí –explicó– donde las hermandades y cofradías tenemos que brindarles toda nuestra fe y comprensión». Asimismo, afirmó que la familia es el principal referente del joven, «la base de nuestra vida cristiana, el lugar donde toman ejemplo. Muchos hemos llegado a las cofradías a través de la familia».

Martínez llamó a los miembros de las hermandades y cofradías a atender a los jóvenes en su formación como católicos responsables y coherentes, que puedan dar verdadero testimonio de su fe. «El joven cofrade debe manifestarse en su centro de estudio o trabajo, dando testimonio de su vida y de lo que supone ser parte de una hermandad».

El sacerdote Adrián Ríos, delegado de Medios de Comunicación de la archidiócesis de Sevilla, ofreció un análisis sobre el uso ético y responsable de las redes sociales en el seno de las hermandades y cofradías, principal instrumento de comunicación de los jóvenes. Ríos puso de manifiesto la superficialidad con la que se vive la fe en el ámbito digital y la falta de formación y discernimiento de muchos que utilizan estos medios, convirtiéndose en un riesgo cuando se olvida el sentido de pertenencia a la Iglesia: «Los cofrades son cristianos y deben comportarse como tales en las redes sociales», dijo, e insistió en la necesidad de una planificación previa por parte de responsables de los perfiles, para que las redes sociales sean un recurso pastoral y de comunicación entre los hermanos.

La luz de la formación

«La formación es como la luz: los que viven como ciegos no pueden ver la auténtica belleza de un misterio o de un paso de Virgen. Los que solamente miran, pero no ven, no se dan cuenta de que Dios nos golpea en los sentidos para que demos el salto de la mera estética a la belleza de la fe». Con estas palabras, el sacerdote Andrés Ramírez, director espiritual del Seminario Metropolitano de Sevilla se dirigía a los jóvenes participantes en el encuentro durante la mañana del domingo. «Vuestra juventud es una invitación a dejarse iluminar por la inteligencia de la fe, para que habléis con autoridad. En muchas cosas sois incomprendidos por jóvenes y cofrades», les dijo. «Lo que viváis y digáis tiene que estar bien asentado, por lo que hay que buscar un buen cimiento» en la formación.

Exposiciones de arte sacro, visitas guiadas a casas hermandades de varias cofradías y conciertos de música cofrade completaron la agenda cultural de las jornadas. El sábado, monseñor Gómez Sierra, obispo auxiliar de Sevilla, presidió una Misa con los jóvenes, que quedaron emplazados para el IV Encuentro de Jóvenes Cofrades, que se celebrará el próximo año en Palencia.

Mª del Pilar Arincón
Sevilla