El obispo de Palencia imita al Papa y deja el Palacio para vivir en la Casa Sacerdotal

Monseñor Manuel Herrero ha justificado su decisión «porque siempre he vivido en comunidad» y le «costaría mucho» adaptarse a vivir solo ya que para él «la vida es compartir». El obispo mantuvo este lunes un desayuno informativo con los medios de comunicación tras su ordenación y toma de posesión como obispo de la diócesis de Palencia el pasado sábado en la catedral de Palencia

Alfa y Omega

Monseñor Manuel Herrero ha justificado su decisión «porque siempre he vivido en comunidad» y le «costaría mucho» adaptarse a vivir solo ya que para él «la vida es compartir». El obispo mantuvo este lunes un desayuno informativo con los medios de comunicación tras su ordenación y toma de posesión como obispo de la diócesis de Palencia el pasado sábado en la catedral de Palencia

El nuevo obispo de Palencia, el cántabro Manuel Herrero, ha pedido al partido que gobierne España después de las elecciones del 26 de junio que piense en «el bien común» y respete la libertad religiosa y de educación de la Iglesia, que no busca privilegios.

Manuel Herrero ha mantenido este lunes un desayuno informativo con los medios de comunicación tras su ordenación y toma de posesión como obispo de la diócesis de Palencia el pasado sábado en la catedral de Palencia.

En respuestas a los periodistas, el padre agustino, ha abordado distintos temas que le preocupan, como la dispersión de la diócesis de Palencia, la falta de vocaciones en la Iglesia en general, el envejecimiento de la población o la situación de los refugiados.

Se ha presentado como un obispo «cercano» que llega a Palencia «dispuesto a escuchar antes de hacer un diagnóstico y poner remedio en la medida de lo posible», para lo que ha tendido la mano a los sacerdotes, a las parroquias, a las asociaciones y a todas las instituciones, porque «la Iglesia es un elemento de cohesión social».

Preguntado por el resultado de las próximas Elecciones Generales y la postura de algunos partidos políticos sobre la Religión, Manuel Herrero ha deseado que gane quien gane «busque el bien común, que no es solo el bien de un grupo, y no solo son los bienes materiales».

Ha pedido que se respete la dimensión espiritual y sobre todo la libertad, en la educación, para que los padres eduquen a sus hijos según sus creencias y porque está en la Constitución, y la libertad religiosa. «La iglesia no busca privilegios ni los pretende, pero si pretende que se respete su libertad como se hace con otras instituciones, como los partidos políticos», ha señalado.

En el Día Internacional de los Refugiados se ha remitido «al gran paradigma del Papa Francisco» para referirse a la difícil situación que están viviendo y el dolor que padecen.

Ha recordado también que la Iglesia y Cáritas están acogiendo «de forma callada» a muchos refugiados desde hace tiempo, «lo que pasa es que a veces nosotros no sabemos vender, pero es una realidad».

Después de 17 años como vicario general de la diócesis de Santander, Manuel Herrero, padre agustino de 69 años, se ha convertido en el obispo 101 de la diócesis de Palencia, una sede que ha estado vacante desde mayo de 2015, tras el nombramiento de monseñor Esteban Escudero como obispo auxiliar de Valencia.

Al respecto, ha entendido el «deseo» de la diócesis de que llegara un nuevo obispo porque «en sede vacante se levanta el pie del acelerador y hay que estar siempre en tensión y movimiento».

Además, ha decidido residir en la Casa Sacerdotal junto a 24 sacerdotes, en lugar de hacerlo en el Obispado como sus antecesores, «porque siempre he vivido en comunidad» y le «costaría mucho» adaptarse a vivir solo ya que para el «la vida es compartir», ha asegurado.

EFE/Alfa y Omega