Unos ladrones entran en la parroquia de Ocaña y se llevan el Santísimo Sacramento

El arzobispo de Toledo ha condenado el robo y lamenta el «desprecio hacia lo que verdaderamente es digno de ser respetado»

Alfa y Omega

El arzobispo de Toledo ha condenado el robo y lamenta el «desprecio hacia lo que verdaderamente es digno de ser respetado»

La parroquia de Santa María de la Asunción de Ocaña (Toledo) ha sufrido una profanación por parte de un grupo de ladrones que entraron en el templo, sustrajeron varias Sagradas Formas, un copón y una pequeña custodia, así como varios objetos que portaban algunas imágenes situadas en la iglesia.

Los ladrones, que perpetraron el robo en la noche del 17 de octubre, retiraron una reja y accedieron al templo a través de una ventana situada en un lugar poco transitado.

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha calificado el robo de «noticia triste» y lo ha atribuido a «una cierta insensibilidad» y «desprecio hacia lo que verdaderamente es digno de ser respetado».

Para el prelado, esta insensibilidad hace que «a los que roban les importe muy poco, pero son nuestras iglesias, nuestras imágenes y, sobre todo, el Santísimo Sacramento». «Tendríamos que tener en nuestra sociedad muy plural una sensibilidad más fuerte ante cosas que son rechazables», ha agregado.

La parroquia de Ocaña acogerá un acto de desagravio para el que todavía no hay fecha prevista.

Alfa y Omega/Agencias