No siempre nuestros alumnos son conscientes de lo ocurre a su alrededor. Por eso desde la clases de Religión se pretende que tengan una visión del mundo comprometida. Nuestras clases buscan abrir sus puertas, unas veces para salir y conocer otros espacios, y en otras ocasiones para recibir a personas y entidades que acerquen a los alumnos a realidades que la mayoría de las veces desconocen. Hoy me voy a centrar en la experiencia que ha supuesto acercarnos a Manos Unidas. Todo surgió a raíz de una primera toma de contacto con la encíclica Laudato si, que nos recuerda que somos responsables del cuidado de nuestra «casa común». De pronto nos saltó la alarma: «¿Qué es eso del cambio climático?». La respuesta nos llegó a través de Manos Unidas, que trajo al centro 12 grandes paneles para exponerlos durante una semana. A través de ellos pudimos ir observando la realidad –por medio de imágenes, estadísticas, reflexiones…– de lo que supone la emisión de los gases invernadero por parte de los países más desarrollados, cuyas consecuencias negativas, como siempre, sobre todo son los países más pobres los que las sufren.

A esta exposición la acompaña una charla de sus voluntarios. Personas implicadas y concienciadas, dispuestas a mover nuestras conciencias, para no quedarnos parados e invitarnos a poner nuestro granito de arena frente a una situación tan amenazante como el cambio climático. A esta iniciativa, surgida desde la clase de Religión, se sumaron profesores de otras disciplinas y todos los alumnos del centro.

A partir de esta reflexión y encuentro han surgido respuestas interesantes, incluso con compañeros de otros centros, como por ejemplo entrar en contacto con otras organizaciones para colocar contendores de reciclaje de ropa, de tapones, de pilas…; colocar carteles, crear nuestras propias normas para el cuidado del medio ambiente… Se han dado pequeños cambios y gestos, que sumados pueden hacer cosas grandes.

Es importante para nuestro alumnado salir y dejar entrar nuevas experiencias que les pongan en contacto con realidades actuales a las que ellos mismos pueden dar respuesta.

Sandra Román
Profesora de Religión.
IES Emilio Castelar. Madrid