Los obispos españoles expresan su «dolor» por las víctimas de Orlando

«Nos unimos al dolor y oraciones del Papa por las víctimas y sus familias de la matanza de Orlando», subraya el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, en un mensaje publicado a través de la red social Twitter

Alfa y Omega

«Nos unimos al dolor y oraciones del Papa por las víctimas y sus familias de la matanza de Orlando», subraya el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, en un mensaje publicado a través de la red social Twitter

Los obispos españoles han expresado su «dolor» por las al menos 50 víctimas mortales de la matanza perpetrada este domingo en una discoteca gay de Orlando (EE. UU.) y han asegurado sus oraciones por los fallecidos, por el más de medio centenar de heridos y sus familiares.

«Nos unimos al dolor y oraciones del Papa por las víctimas y sus familias de la matanza de Orlando», subraya el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, en un mensaje publicado a través de la red social Twitter.

Algunos obispos han utilizado también este canal para expresar sus condolencias y su rechazo a la violencia, junto a etiquetas como #PrayForTheWorld, #PrayForOrlando u #OrlandoAttacks.

Así, el obispo de Ávila, Jesús García Burillo (@ObispoAvila) ha asegurado sus rezos por las víctimas y ha mostrado su dolor por «la sinrazón violenta y la intolerancia a los hermanos». En esta línea, el obispo de Terrasa, Josep Àngel Saiz (@BisbeSaiz) ha condenado «rotundamente» esta «masacre» y ha recordado que «Dios es paz y quiere la paz».

Por su parte, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla (@ObispoMunilla) se ha preguntado si «no será el narcisismo la explicación última del fanatismo», al tiempo que ha pedido solidaridad y oración por las víctimas.

De esta forma, los prelados se suman al mensaje transmitido este domingo por el Papa Francisco a través del portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, en el que calificaba la matanza como una manifestación de «locura homicida» y «odio insensato».

Europa Press/Alfa y Omega