La Justicia volverá a juzgar al abortista Morín - Alfa y Omega

La Justicia volverá a juzgar al abortista Morín

El Tribunal Supremo ha desautorizado, de forma sorprendentemente dura, a los magistrados de la Audiencia Provincial de Barcelona que absolvieron al abortista Carlos Morín. El juicio deberá repetirse teniendo en cuenta pruebas que se ignoraron en el anterior. Las entidades que se querellaron contra Morín, así como otras asociaciones provida, comparten su satisfacción por el hecho de que se haya rechazado una Sentencia más ideológica que basada en criterios jurídicos

Colaborador

El Tribunal Supremo ha desautorizado, de forma sorprendentemente dura, a los magistrados de la Audiencia Provincial de Barcelona que absolvieron al abortista Carlos Morín. El juicio deberá repetirse teniendo en cuenta pruebas que se ignoraron en el anterior. Las entidades que se querellaron contra Morín, así como otras asociaciones provida, comparten su satisfacción por el hecho de que se haya rechazado una Sentencia más ideológica que basada en criterios jurídicos

El Tribunal Supremo ha sentenciado que el juicio contra el médico abortista Carlos Morín deberá volver a celebrarse, casi 10 meses después de que la Audiencia Provincial de Barcelona exculpara a Morín de más de cien abortos ilegales. Según ha informado el portal web Forum Libertas, vinculado a una de las partes demandantes contra Morín (la asociación E-cristians), la Sentencia del Supremo obliga a que se tengan en cuenta dos videos con cámara oculta, grabados por periodistas daneses y en los que Morín reconocía asesinar dentro del vientre de sus madres a bebés de 30 semanas de gestación; y exige que sea juzgado por un nuevo jurado.

«Se trata de una desautorización pocas veces vista», explican con satisfacción desde E-cristians, una de las entidades que se querellaron contra Morín y que recurrieron la Sentencia absolutoria. La sorpresa se debe tanto al hecho de que se ordene la repetición del juicio, como a la evidente unanimidad de la decisión: de los cinco magistrados que decidieron sobre el recurso, «cuatro han votado a favor y uno ha presentado un voto particular pero de carácter concurrente». Es decir, está de acuerdo con el fondo, pero no con algún aspecto concreto, que en este caso es el hecho de que se ordene repetir el juicio.

Un triunfo de todos

Otra de las entidades de la acusación fue el partido Alternativa Española. Su Secretario General, Rafael López Diéguez, en una entrevista a la televisión Intereconomía, destacó que se trata de «un triunfo de todos los provida», pues en principio era «muy difícil dar una vuelta» a la Sentencia de la Audiencia Provincial. De ella, asegura que se trataba de una decisión «manifiestamente injusta, muy dura, escandalosa; un disparate jurídico» que «reconoce que el simple estrés de un embarazo justifica el aborto, aunque no se emitieran informes».

Tras asegurar que «las pruebas incriminatorias en la actuación irregular y brutal que se llevaba a cabo en las clínicas de Morín son irrefutables», resaltó que su objetivo final es que Morín y sus presuntos cómplices «se arrepintieran, aceptaran sus errores y se convirtieran en personas a favor de la vida».

Rechazo a las sentencias ideológicas

También desde otras entidades provida se comparte la alegría por la resolución del Tribunal Supremo. Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia, extrae de la noticia la conclusión de que «los jueces no pueden imponer en sus sentencias su particular visión ideológica en materia de aborto, sino que deben hacer respetar las leyes». El Presidente del Foro muestra su agradecimiento a la labor de las entidades que se querellaron contra Morín (E-cristians, Alternativa Española y el Centro Jurídico Tomás Moro).

Pero también subraya que, para evitar que se sigan produciendo casos similares, la reforma del aborto «habrá de tener en cuenta lo que realmente sucedió entre 1985 y 2010» en la aplicación del supuesto de «grave peligro para la vida o salud de la madre». Al amparo de esta causa -añade-, «se vivió un auténtico fraude de Ley que pretendía amparar cualquier aborto interpretando que un embarazo no deseado suponía siempre ese grave peligro para la salud psíquica de la madre, que justificaría legalmente la práctica del aborto no punible. Precisamente ésta era la interpretación que hacía la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que ahora anula el TS». Por eso, en caso de mantenerse este supuesto, Blanco pide que se introduzcan mecanismos rigurosos y fehacientes de control.

Paradigma del aborto en España

En sentido similar opina la portavoz de la plataforma Derecho a vivir, Gádor Joya: «Una posible vuelta a la legislación del 85 no resuelve nada, porque seguirá permitiendo un descontrol absoluto», para beneficio de los empresarios del aborto. «El terrorífico caso de Morín -añade- es el paradigma del negocio del aborto en España: hacer caja por encima de la vida del no nacido y de la dignidad de las mujeres gestantes, sobre la base de un fraude de ley continuado que ha sido ignorado de manera sistemática por las Administraciones españolas».

Subraya también que la ley actual, a este coladero del riesgo para la salud de la madre, añade el plazo de aborto libre, por debajo de las 14 semanas. «¿Quién controla ahora que el empresario abortista no incumple el pazo máximo de aborto libre? Nadie».