En momentos de espanto como los que estamos viviendo, la belleza nos ofrece aquello que nos protege de la desesperación. Nos hace sentirnos parte de la humanidad, nos proporciona una dimensión universal, nos llena de compasión y nos acerca a nuestros hermanos

Al conmemorar el quinto aniversario de la encíclica Laudato si, el Papa Francisco hablaba del consuelo que proporciona la belleza del mundo. Belleza natural y belleza, por tanto, nacida de la mano de Dios. En tiempos tan difíciles, en la desolación inmensa provocada por la pandemia, el espíritu puede aliviar su tristeza ante el delicado equilibrio sobre el que se sustenta la vida entera. Alabemos al Señor que lo hizo posible y démosle gracias, también, porque nos creó seres inteligentes y libres, capaces de alimentar el deseo de eternidad y de comprender la belleza de las cosas. Somos hijos de quien nos equipó de fuerza espiritual para que nuestros sentidos no se limiten a orientarnos en el mundo, proporcionándonos un mero instinto de conservación y ciertas habilidades elementales para asegurarnos la supervivencia. Su aliento nos dotó de un alma que se colma de inquietud generosa ante un paisaje rotundo, ante la poderosa tensión del cielo absorto o ante la exactitud callada del vuelo de las aves. La belleza estaba allí, pero nuestra mirada la recrea conscientemente, nuestras palabras tratan de nombrarla, nuestra mente intenta entender el eco de la perfección universal que resuena en el universo. ¿No es la creación del hombre un medio para que nuestra exaltación manifieste la bondad absoluta de Dios? ¿No son la conmoción de los sentidos, la ansiedad de la inteligencia y la ternura del corazón, frutos de la belleza, un modo de comunicarnos con Él?

Desde el principio, nuestra nostalgia de eternidad no se ha conformado con la contemplación, sino que ha deseado levantar recintos en los que la belleza plasmara el ansia de trascendencia, el afán de universalidad, la búsqueda de la verdad, la alegría profunda, inseparable de la esperanza de salvación. Durante siglos, el cristianismo rescató el ideal estético del mundo clásico para pregonar esas inquietudes. Poco importan los estilos y las influencias. La expresión artística fue la manera de transmitir el gozo de nuestra existencia como criaturas de Dios, el canto a una vida plena en manos del Padre, garante de su inmortalidad. Entre el sólido recogimiento de una iglesia románica y la impetuosa rectitud de las catedrales góticas hay diferencia de estilos, pero una misma voluntad de testimonio. Los artesanos y los fieles vibraron, en siglos distantes, con idéntico anhelo: el de proclamar su fe y hacer común su pasión por Jesús mediante la belleza.

No, no es la emoción estética el fundamento sólido y exclusivo de la civilización. Hemos tenido dolorosas experiencias en el último siglo que nos han advertido contra tal ingenuidad o contra tamaña arrogancia. Y, desde luego, tenemos a la vista ciertos espasmos posmodernos que ni siquiera tratan de defender una existencia vinculada al arte como única referencia, sino que derraman sucedáneos de diversión instantánea, cuyo deleite quieren convertir en una expresión de vidas libres y desacomplejadas. No, la belleza hay que interpretarla como el esfuerzo por moldear el espíritu de una comunidad trenzada por un sentido moral de la existencia. Desligada de esa conciencia de lealtad a unos fines, sin el humanismo fraterno que debe ser la raíz de la creación, la belleza carece de los atributos que la constituyen y que nos acercan a la Verdad que, de hecho, es una forma de pronunciarla.

La superioridad del espíritu

En momentos de espanto como los que estamos viviendo, la belleza nos ofrece aquello que nos protege de la desesperación. Nos hace sentirnos parte de la humanidad, nos proporciona una dimensión universal, nos llena de compasión y nos acerca a nuestros hermanos. Cuando un aria de Bach inunda el aire, la pandemia se inclina, sucia y cruel, ante el orden superior que proclama la arquitectura del genio. El espíritu recuerda su superioridad ante la carne, su eternidad ante lo pasajero, su vínculo con una idea de bondad universal frente a la concreta maldad de una patología mezquina. Bach nos recuerda que no estamos solos, mientras logre conmovernos su música. Nos dice que puede hablarnos a través de los siglos porque la belleza es muy parecida a lo que debe de ser la eternidad y, desde luego, es idéntica a nuestro deseo de sentirla. Lo mismo sucede al volver a leer unos versos de Eliot, al admirar un cuadro de Velázquez o al contemplar la imagen de la Piedad de Miguel Ángel una vez más.

La enfermedad sigue y seguirá ahí, en el mundo natural, en la servidumbre de nuestra vida orgánica que es, tantas veces, espacio de realización y de bienestar, de alegría y de amor. El sufrimiento sirve para concienciarnos de lo que esta vida conlleva también de enfermedad y muerte, y para recordarnos que el futuro cristiano es siempre futuro de esperanza. Pero la angustia no puede hacernos olvidar lo que la belleza nos reitera, al visitarla con especial cuidado en estos meses: que somos capaces de sentir la inmortalidad, la pulsación de la eternidad en unas notas musicales, en unas páginas, en una secuencia de cine, en una hechura de mármol. Sabemos apreciar algo indefinible que, desde el fondo de mi fe, me dice que Dios está mirándonos, que Dios nos alienta, que Dios se conmueve con nosotros en lo más áspero y oscuro de esta noche del mundo.

Fernando García de Cortázar, SJ
Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto