Es absolutamente impensable lo que sería de este planeta sin los misioneros en general y los salesianos en particular. Son gente, ellos y ellas, muy especial. Gente a la que no llegaremos nunca a la suela del zapato. Son héroes en mayúsculas, los héroes del siglo XXI.