Elizalde: «La Iglesia quiere seguir ayudando al proceso de paz»

«Nos espera un largo camino» todavía, pero la Iglesia quiere contribuir activamente al final definitivo del terrorismo, dijo el obispo de Vitoria durante la Misa crismal

Ricardo Benjumea

«Nos espera un largo camino» todavía, pero la Iglesia quiere contribuir activamente al final definitivo del terrorismo, dijo el obispo de Vitoria durante la Misa crismal

Sin hacerse falsas ilusiones –monseñor Elizalde reconoce que «nos espera un largo camino»-, la diócesis alavesa no quiere quedarse al margen del final del terrorismo en el País Vasco. «La Iglesia quiere seguir ayudando al proceso de paz y yo me alegro y por eso apoyo todas las mediaciones eclesiales e iniciativas compatibles», dijo el obispo de Vitoria durante la Misa crismal este Miércoles Santo.

Ante las dificultades que puedan venir, «no podemos ni desanimarnos ni restarnos sino sumarnos», añadió. Y una de las formas de hacerlo para la diócesis es el proyecto Paz y Reconciliación al que «la diócesis desde el Secretariado Social está impulsando y dando forma».

Al margen de este asunto, el prelado se refirió ante sus sacerdotes a la falta de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. «No nos podemos conformar con nuestra terrible situación vocacional», dijo. «Un presbiterio que no reaccionara ante nuestra situación vocacional estaría muerto. Y en cambio podemos afirmar que como presbiterio tenemos capacidad para contagiar atractivo por nuestra vocación porque cada uno está convencido de ella y en ella persevera. Cada uno sabrá lo que pueda hacer pero yo os propongo una labor esperanzada, humilde y serena con jóvenes vocacionales de nuestras comunidades».

Monseñor Elizalde pidió también reforzar el papel de un laicado maduro, cuyo principal «lugar de actuación» es «la familia, la empresa, la política, la educación, los sindicatos, los medios de comunicación, la acción social y la vida cultural».

«Si los laicos más comprometidos sólo están implicados en la liturgia, en las celebraciones y en las catequesis, podemos estar clericalizándolos», advirtió. Lo cual, sin embargo, no significa descuidar la formación religiosa. La Facultad de Teología de Vitoria, dijo, «se está esforzando por ofrecer formatos realistas adaptados a la vida laical en comunicación con parroquias, unidades pastorales, arciprestazgos, delegaciones y servicios diocesanos».

Ricardo Benjumea