El PP cierra en falso los debates sociales más controvertidos

Deja la regulación de la gestación subrogada en manos «expertas» y no rechaza la eutanasia. Un grupo de exdiputados cristianos denuncian que no se les dejó votar una enmienda en «defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural». El PP renuncia a derogar la ley del aborto

Colaborador
El vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, durante su intervención en el XVIII Congreso del partido. Foto: Efe

La ponencia social del PP que sale del XVIII Congreso deja en lo ideológico muchos asuntos abiertos, sin fijar una posición clara en los temas más polémicos que avivaron la cita, en especial, la gestación subrogada. El PP se proclama un partido de amplio espectro, que aspira a un electorado del 40 %, «una gran familia donde no todo el mundo piensa igual». Por eso, se evitó el choque de «sensibilidades» entre los distintos sectores que forman el partido, especialmente con el conservador cristiano. Al final, se dejará en manos de expertos su criterio sobre si deben regularse en España los «vientres de alquiler», una técnica de reproducción prohibida ahora que genera grietas éticas no solo en el PP, sino también en el PSOE y en Podemos.

Javier Maroto, coordinador del texto, logró aprobar una enmienda transaccional que deja abierta la puerta a que el PP apueste en el futuro por la regulación de la maternidad subrogada, como ya se intentó en Madrid. Había recibido decenas de enmiendas a favor y en contra. Varios barones del partido como Cristina Cifuentes o Alberto Núñez Feijóo, se posicionaron a favor, ligándolo al problema de natalidad del país. Militantes como la exdiputada Lourdes Méndez exigían una posición del PP en contra porque atenta contra la dignidad de la mujer. No lo lograron.

La dirección apostó porque, antes de fijar posición, consultarán a los expertos. «No debemos ni queremos rehuir o ignorar ningún debate, ni rechazarlo o aceptarlo sin entrar en el fondo de la cuestión y sin el sosegado análisis necesario», señala el texto pactado, que salió por amplia mayoría.

El grupo de exdiputados críticos lamentó que Génova haya optado por la «ambigüedad» y el «relativismo» en «los temas fundamentales». Se referían a la renuncia del PP en su compromiso por derogar la actual ley del aborto, aunque al final se plasmó en la ponencia que «no es un derecho», sino más bien «un fracaso» social. Tampoco se votó una enmienda en «defensa de la vida, desde la concepción hasta la muerte natural», como pedía Luis Peral.

El PP borró de su ponencia la alusión a que rechaza la eutanasia, un asunto que se debatirá en las Cortes. Sí se posicionó a favor de la custodia compartida. «Los niños son de los padres y madres», dijo Maroto, que defendió la «familia como concepto de Europa del siglo XXI».

Itziar Reyero/ABC

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»El debate de la Ponencia social»]

GESTACIÓN SUBROGADA. Aplaza el debate y deja en manos de expertos su decisión futura

El PP no fija posición, sino que pide estudiar a fondo una cuestión muy delicada. «Nos encontramos ante una realidad muy delicada y extremadamente sensible por lo que entendemos que es uno de los asuntos que requiere un debate en profundidad, serio y sereno, un debate en el que hay que escuchar a los expertos tanto del ámbito científico como jurídico y que nos permita dialogar y debatir juntos un posicionamiento que de una respuesta clara y de amplio consenso sobre un tema importante que afecta a la vida y a la dignidad humana y a la conciencia de todos».

La ponencia recoge que la gestación subrogada es «uno de esos nuevos debates presentes en la sociedad española (…) Y en el ámbito de esta realidad se encuentran los niños que llegan en este momento a España y que han nacido por gestación subrogada en otros países. Todo ello responde a una realidad sobre la cual existen opiniones y posiciones diversas».
La dirección reconoce que al no tener una postura definida serán los grupos parlamentarios los que decidan en cada momento qué posición adoptan ante la votación de la gestación subrogada. La ponencia argumenta que el partido debe escuchar lo que «sienten la mayoría de nuestros votantes» y, para «estar a la altura, hemos de recibir información de expertos y dialogar con todos».

El PP de Madrid votó a favor de su regulación en marzo de 2016, cuando Ciudadanos llevó a la Asamblea regional una iniciativa que quiere plantear ahora en el Congreso de los Diputados. Este asunto resquebrajó la unidad del grupo del PP y tres diputados fueron multados por saltarse la disciplina. Ahora, Génova permitirá la libertad del voto en conciencia.

EL ABORTO. Para el PP, «no es un derecho», pero no se compromete a derogar la ley

El PP no recoge en su ponencia social el compromiso que llevó en las elecciones generales de 2011 para derogar la ley del aborto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Un cambio de posición que forzó la salida del exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, desautorizado tras plantear una ley mucho más restrictiva. La dirección nacional ha incluido a última hora una enmienda de Luis Peral que expresa que el aborto «no es un derecho», sino que se trata de un «fracaso» de la sociedad.

Sin embargo, el sector conservador critica la «ambigüedad» del partido, porque «en la práctica la legislación permite abortar hasta las 14 semanas y no se va a hacer nada».
El grupo de exdiputados cristianos denuncian que no se les dejó votar una enmienda en «defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural». Se había presentado la víspera en el debate de estatutos, pero Fernández-Maíllo la trasladó a la social. Sin embargo, ayer no tampoco pudieron votarla, denuncian.

El Partido Popular se compromete en la ponencia social a continuar «desarrollando planes de apoyo a la maternidad para ayudar a aquellas mujeres que quieran ser madres». Se refieren a «la prevención, ayudas durante el embarazo, ayudas postparto, atención psicológica, seguimiento durante la maternidad, políticas que faciliten su acceso y reincorporación al mercado laboral, medidas de conciliación familiar, una mejor y mayor educación sexual y afectiva y ayudas económicas».

Por otro lado, el PP impulsará «que la Inspección de Trabajo vele para que ninguna mujer sea objeto de perjuicio o discriminación laboral por motivo de su embarazo o maternidad en el empleo vigente o en otro al que quiera optar».

CUSTODIA COMPARTIDA. Impulsar la reforma del Código Civil como «opción más deseable»

«Los niños son de los padres y de las madres», proclamó ayer el ponente del texto social, Javier Maroto, marcando así la nueva posición del PP en este asunto. Se aceptó una enmienda que dice lo siguiente: «El PP cree que deben impulsarse las reformas legales necesarias para incorporar en nuestro Código Civil la custodia compartida como modalidad más deseable en el caso de separación o divorcio, haciendo prevalecer el interés superior del menor». También señala que la reforma legal debe hacerse con «amplio consenso social y político». El PP de la Comunidad de Valencia ha liderado esta bandera. La enmienda aprobada sostiene que «la familia es el pilar esencial de nuestra sociedad, aunque, y por diferentes razones, las familias pueden romperse. Para el Partido Popular este hecho tiene una especial repercusión cuando hay hijos menores de la pareja, dado que debe resolverse de la mejor manera posible la guarda y custodia de esos menores». El PP establece que hay que recoger «la doctrina del Tribunal Supremo» y seguir «las directrices de la convención de Naciones Unidas sobre los derechos del niño».

[/w8_toggle]