El arzobispado lamenta que en las fiestas de La Mercé se excluya la Misa de La Mercé

José Antonio Méndez

El ayuntamiento de Barcelona ha sacado del programa oficial de las Fiestas de La Merced 2015 la misa en honor a la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la Merced, que dio origen a la fiesta misma. El arzobispado ha lamentado hoy viernes la decisión pues «muchos ciudadanos de Barcelona son católicos y valoran esta celebración dentro de los actos de la fiesta» y recuerdan que «la laicidad del Estado armoniza con la manera de ser de la sociedad plurirreligiosa».

El arzobispado de Barcelona ha respondido al ayuntamiento de la ciudad, después de que el consistorio encabezado por Ada Colau haya decidido que, en la fiesta municipal de La Mercè, no se incluya la Misa Solemne de Nuestra Señora de la Merced dentro del programa de actos oficiales.

En un comunicado, el arzobispado «lamenta la decisión anunciada por el ayuntamiento de Barcelona», pues «esta decisión rompe con la tradición multisecular que siempre ha reflejado el programa oficial de las Festes de la Mercè, respetando las diferentes sensibilidades de los barceloneses y barcelonesas, dado que muchos ciudadanos de Barcelona son católicos y valoran esta celebración dentro de los actos de la fiesta».

Desde el arzobispado destacan que «es bonito ver a los representantes del pueblo en actos culturales, religiosos y sociales que los ciudadanos valoran, organizan y celebran» y recuerdan que «la laicidad del Estado armoniza con la manera de ser de la sociedad que es plurirreligiosa».

No obstante, la Iglesia no va a dejar de celebrar la Solemnidad de Nuestra Señora de la Merced como se ha venido haciendo hasta ahora desde el 24 de septiembre de 1868, por lo que la Misa Solemne tendrá lugar en la basílica situada en la Plaza de la Merced de Barcelona.

Una minoría contra una tradición de siglos

La decisión del Gobierno municipal de Barcelona en Comú (que obtuvo poco más de 176.300 votos, es decir, 11 concejales de 41, en las elecciones del pasado mayo) rompe con una tracidión de más de 250 años, y que hunde sus raíces en el siglo XIII. Como ha recordado el arzobispado, la fiesta «rinde homenaje a la patrona de Barcelona, que motivó la creación en nuestra ciudad de la orden religiosa de los Mercedarios el 24 de setiembre de 1218, para rescatar cautivos y hoy dedicada al servicio de los presos».

Cuatro siglos más tarde, en 1687, Barcelona «fue atacada por una plaga terrible de langosta y el pueblo invocó la protección a Nuestra Señora de la Merced. Cuando superaron esa grave situación, la proclamaron patrona de la archidiócesis, y se instituyó la celebración en la ciudad, aunque no fue de manera oficial hasta el 1868, con el papa Pío IX», señala el arzobispado en su comunicado.

José Antonio Méndez