Cáritas presenta seis medidas para evitar el impacto del coronavirus en migrantes y refugiados

Alerta sobre el aumento de la irregularidad sobrevenida y de quienes están en situación irregular al no haber accedido a una primera autorización

Alfa y Omega
Foto: REUTERS/Borja Suarez

Alerta sobre el aumento de la irregularidad sobrevenida y de quienes están en situación irregular al no haber accedido a una primera autorización

Desde la declaración del Estado de alarma, Cáritas Española viene alertando de los peligros que esta crisis está suponiendo para la situación de las personas más vulnerables a las que está acompañando y de los riesgos que se ciernen en su futuro más inmediato. Este es el caso de las personas migrantes y refugiadas.

Esta preocupación por los derechos de estas personas cuando empiece a remitir el impacto del coronavirus se concreta en dos situaciones: «El incremento de los casos de irregularidad sobrevenida como consecuencia de la imposibilidad de renovar autorizaciones de residencia y/o trabajo», y «el aumento del número de personas en situación irregular que no han tenido acceso a una primera autorización».

En un documento que acaba de ser remitido al Gobierno, Cáritas propone la puesta en marcha de un plan de choque «que resuelva o palíe en lo posible las consecuencias de esta crisis en las personas refugiadas y migrantes», asegura la organización en una nota.

Las soluciones inciden en «mantener a las personas migrantes y refugiadas en situación de regularidad administrativa» y en «buscar una solución jurídica estable para quienes no han accedido en estos años a una autorización». Es decir, «evitar la irregularidad sobrevenida y proceder a una regularización extraordinaria»

Como señalan en el documento, la realidad posterior al COVID-19 en el ámbito de la extranjería «puede situar al país en un escenario de colapso administrativo, muy parecido al que se está fraguando ya en el ámbito judicial». Por eso es fundamental que «las propuestas planteadas tengan un efecto inmediato».

El documento presentado por Cáritas contiene estas seis medidas concretas:

  1. Permitir el empadronamiento de personas extranjeras con documento de identidad de país de origen y/o pasaporte vencido, así como la renovación bianual de quienes les venza en los próximos seis meses.
  2. Prórroga automática por un año de las autorizaciones de residencia temporal por circunstancias excepcionales recogidas en el título V del Reglamento de extranjería.
  3. Renovación de autorizaciones de residencia, o de residencia y trabajo a menores tuteados, ya que «la situación de los menores extranjeros tutelados es especialmente sensible, porque mantener para ellos la autorización de residencia y/o trabajo va a ser extremadamente difícil en un contexto de alto desempleo como el que se avecina».
  4. Facilitar la renovación de autorizaciones de residencia y trabajo para evitar la masiva irregularidad sobrevenida por pérdida de empleo o cotización insuficiente. «Si se facilita la renovación, tendremos personas aptas y disponibles para el mercado de trabajo. No caerán familias enteras en la irregularidad y no se generaría una sobrecarga más sobre la Administración de Extranjería que, de no tomar esta medida, verá cómo aumentan de forma exponencial los expedientes de solicitud por arraigo, por ejemplo».
  5. Suspender la gestión colectiva de contratación al exterior en el caso de los temporeros agrícolas y que se promueva la contratación interior.
  6. Concesión de residencia temporal por circunstancias excepcionales para el sector de los cuidados y la dependencia. «Muchos migrantes están cubriendo de manera profesional estas necesidades, pero dentro de un mercado informal. Cáritas entiende que es una cuestión de oportunidad, pero también de reconocimiento social a un sector que se ha revelado como clave en esta emergencia. Además, se dispondría de más personal para las residencias de personas mayores o dependientes, en línea con lo que ya se está haciendo para incorporar a personas extranjeras o solicitantes de protección internacional al sistema sanitario».

Cáritas Internationalis instituye un fondo para responder al COVID-19

«Para poder dar respuestas inmediatas y eficaces, Cáritas Internationalis ha creado el Fondo para la Respuesta al COVID-19», según informó este jueves la organización. El fondo permitirá a Caritas y a otras organizaciones católicas continuar su labor de asistencia y, al mismo tiempo, introducir medidas preventivas para limitar la propagación del virus, prestando especial atención a los países en los que la propagación de la epidemia tendría consecuencias mucho más devastadoras que las que hemos visto en Europa».

El comunicado anunció además que Cáritas Internationalis está en la comisión para el coronavirus y  «coordinará junto con el Dicasterio para el  Servicio de Desarrollo Humano Integral el primer grupo de trabajo de la comisión, dedicado a la escucha y el apoyo a las Iglesias locales».

El fondo dará prioridad a la prestación de servicios relativos a la asistencia sanitaria por parte de las organizaciones católicas y Caritas en ámbitos como la prevención y el control de las infecciones, el acceso al agua limpia y a los servicios higiénicos-sanitarios, el suministro de dispositivos de protección individual (mascarillas, guantes, etc.). También se examinarán propuestas destinadas a mitigar la propagación del COVID-19, que incluyen la sensibilización y la difusión de información para prevenir el contagio, así como el fortalecimiento de los servicios de apoyo a las comunidades, por ejemplo, para garantizar la seguridad alimentaria. «Lamentablemente», explica Aloysius John, secretario general de Cáritas Internacionales,«hay zonas en las que la pandemia es considerada el mal menor por las poblaciones vulnerables. En Ruanda, por ejemplo, en algunas zonas la gente no respeta las medidas de seguridad debido a la grave escasez de alimentos. Nos dicen: “Preferimos morir de coronavirus que de hambre”».

Las donaciones pueden hacerse a través de la página web de Cáritas Internacionales, caritas.org.

Alfa y Omega/Cáritas