Bruce Springsteen reza por Nacho

José Antonio Méndez

The Boss cumple el sueño de la familia y amigos de su joven seguidor fallecido por culpa de un tumor y le dedica uno de sus temas en el concierto celebrado en Madrid

«Queremos dedicar este tema a Nacho y su familia. Están en nuestras plegarias». De esta forma y en español, el cantante Bruce Springsteen dedicaba The River, uno de las canciones más conocidas del artista, a Nacho Hurtado, un joven mallorquín que falleció el pasado 7 de junio a causa de un tumor en la espalda.

Nacho tenía tres entradas para acudir al concierto que The Boss ofreció el pasado domingo 17 de junio en el estadio Santiago Bernabéu. Su intención era ir al espectáculo con su novia y un amigo, pero la muerte se lo llevó por delante. Después de llevar casi siete meses luchando, un tumor en la zona lumbar acabó con su vida y con su sonrisa.

Una de las facetas de Nacho era su prepetua sonrisa. Incluso en los momentos más duros, él siempre animaba a sus familiares y amigos. Y era la segunda vez que lo tenía que hacer porque un año antes de que le descubrieran el tumor en la espalda, un 29 de julio de 2010, con tan sólo 18 años, los médicos le anunciaron que tenía un tumor cerebral, del cual se recuperó.

Su padre conocía los gustos de Nacho, y por su 20º cumpleaños le regaló tres entradas para ver a su ídolo. Desde pequeño, había desarrollado un excelente gusto musical, por lo que el artista norteamericano era uno de sus referentes. Pero 10 días antes de la actuación, el joven dejaba este mundo.

Entonces nació #vaportiNacho, el hashtag de Twitter que creó el padre de Nacho Hurtado con la intención de movilizar a la gente para que Springsteen le dedicara una canción. Dicho y hecho, miles de personas se sumaron a la iniciativa, que llegó a oídos del cantante.

Antes de que sonara la armónica de Springsteen en la introducción de The River, el artista se dirigió al numeroso público congregado en el Santiago Bernabéu y le dedicó su tema a Nacho y a su familia. El público, emocionado, rompió a aplaudir.

José Antonio Méndez