Amelia Valcárcel: el Premio Princesa de Asturias subraya la importancia del hecho religioso

Colaborador
Foto: María Pazos Carretero

Los libros de Karen Armstrong son «la fuente mejor a día de hoy disponible sobre el hecho religioso y en particular sobre las tres grandes religiones monoteístas», asegura a Alfa y Omega Amelia Valcárcel. La catedrática de Filosofía Moral y Política de la UNED fue una de las voces en el jurado del Princesa de Asturias más entusiastas a favor de la candidatura de una mujer que «ha dedicado toda su vida académica al estudio de las ciencias religiosas», una materia –reconoce Valcárcel– que hoy por hoy «no es del máximo interés en España… De momento. Pero llegará a serlo», vaticina.

Llamar la atención sobre «la relevancia del estudio de las religiones para comprender la sociedad y el mundo contemporáneos» fue una de las claves en la elección, lo cual no significa que el jurado comparta todas las tesis de Armstrong. Valcárcel, en particular, reconoce reparos hacia los estudios de la británica sobre el islam, que considera «tímidos» o «benevolentes» comparados con su actitud hacia el resto de confesiones.

Y aunque admite que «la religión no es, ni de lejos, el factor que más ha contribuido a la violencia», matiza que «existe hoy una confesión –aunque solo sea como pretexto– que está sirviendo de cauce a la violencia. Y no es precisamente la religión cristiana».

«Esto, al menos en Occidente, tienen que ser los propios musulmanes los que lo paren», añade Amelia Valcárcel.

Un aspecto positivo, a su juicio, es que se está alcanzando «el punto de saturación a la violencia islamista», lo que ha generado una reacción de rechazo mucho más firme que hasta ahora en la propia comunidad musulmana. «Sucedió en Francia, con el atentado de un anciano sacerdote». Y ha ocurrido más recientemente en Mánchester, ante «el horror que ha provocado el asesinato de niños».