75 años de los «ángeles de la caridad y consuelo» en Valencia - Alfa y Omega

75 años de los «ángeles de la caridad y consuelo» en Valencia

Las Siervas de Jesús atienden cada noche a enfermos y niños recién nacidos tanto en casas como en hospitales

Redacción
La capilla de las Siervas de Jesús en Valencia durante una profesión de votos perpetuos

Las Siervas de Jesús atienden cada noche a enfermos y niños recién nacidos tanto en casas como en hospitales

La congregación religiosa de las Siervas de Jesús celebra este sábado el 75 aniversario de su llegada a Valencia donde, siguiendo el carisma de su fundadora, santa María Josefa Sancho, se dedican a la asistencia y cuidado de enfermos y niños recién nacidos, tanto en casas como en hospitales.

Con motivo del 75 aniversario, las religiosas han organizado una misa de acción de gracias que tendrá lugar a las 11 en la capilla de la comunidad y que será presidida por el vicario general de la archidiócesis, Vicente Fontestad. En la celebración, además de las 15 religiosas que forman la comunidad de Valencia también tomarán parte hermanas de la misma congregación presentes en Castellón, Alicante, Murcia y Madrid.

La congregación llegó el 17 de febrero de 1943 a la ciudad de Valencia donde actualmente cuidan enfermos, sobre todo por las noches. Este tipo de atención nocturna «se basa en vigilar al enfermo, controlar los sueros y sondas, lavarles, cambiarles, pincharles y darles los medicamentos que necesiten, y hasta la comida». Así siguen el carisma de su fundadora que les pedía que fueran «ángeles de caridad y consuelo».

Asimismo, excepcionalmente, cuando algún enfermo lo requiere, «la asistencia puede ser diurna porque siempre hay personas que están solas o son mayores».

Además, las religiosas atienden a los recién nacidos, «la mayoría gemelos y hasta trillizos, a los que la madre no puede cuidar porque está sola o porque trabaja y necesita descansar». En estos casos, «cuidan a los niños y les organizan las tomas de alimento o las horas de sueño».

A todo ello hay que unir la asistencia espiritual a los enfermos, «porque rezamos con ellos y por ellos, y les preparamos para afrontar la muerte». La misión de velar a los enfermos comporta que el horario de estas religiosas sea «bastante especial», de manera que comen a las 11:30 y duermen de 13:30 a 19:15 horas. Después de rezar en comunidad y cenar, cada una acude a una casa u hospital para acompañar a algún enfermo.

75 años de vida religiosa de una de las hermanas

En la misma celebración de mañana, sábado, se conmemorarán los 75 años de la consagración religiosa de una de las hermanas de la comunidad, Ángeles Arancón Vellosillo, de 96 años y natural de Soria. La religiosa, que ingresó en las Siervas de Jesús con 21 años, llegó a la comunidad de Valencia hace más de 50 años.

Ángeles Arancón, ante la celebración de este aniversario, señaló  que es «muy feliz y si volviera a nacer, entraría en la congregación otra vez, donde he trabajado mucho muchos años y siempre contenta, y he tenido mucha suerte con mis hermanas de comunidad, que siempre me han cuidado mucho».

Alfa y Omega/AVAN