15.000 jóvenes convierten Valencia en su capital

Colaborador
Oración del lunes, en la catedral de Valencia, con el cardenal Cañizares. Foto: V. Gutiérrez /AVAN

Valencia entera se ha transformado para recibir por primera vez el Encuentro Europeo de Taizé. Esta noche, en las 200 parroquias que los acogen, más de 15.000 jóvenes vivirán el cambio de año con una vigilia por la paz. Mañana, antes de volver a casa, compartirán la comida de Año Nuevo con las miles de familias que los han alojado en sus casas. Respondían así a la llamada del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares: «Acoger a Cristo en estos peregrinos que nos llegan es darle posada a Él».

Los jóvenes, de 50 países, llegaron el lunes a la capital del Turia. Algunos, como los de Rusia, Ucrania y Lituania, después de cinco días de viaje en los que han recorrido 4.000 kilómetros. Es una peregrinación de confianza en un mundo marcado por el odio y la desesperación, y que necesita más que nunca el coraje de la misericordia que brota de la Palabra de Dios.

«Solo con el Evangelio habrá paz»

Llegada de los peregrinos a Valencia. Foto: I. Miñana y J. Peiró/AVAN

Ha insistido en ello desde su primera meditación el hermano Alois, prior de Taizé. Acababa de llegar de Homs (Siria), donde pasó la Navidad con las víctimas de la guerra. Antes había estado en Beirut. «En todas partes me piden que rece por ellos. ¿Cómo podemos acabar con estos conflictos? Solo podremos hacerlo con el Evangelio, llegando a lo más profundo del corazón de cada persona, porque solo desde el corazón es posible la paz», dijo.

Le escuchaban más de 4.000 jóvenes que abarrotaban una de las dos carpas gigantes del río. A la misma hora, en la otra carpa, en la catedral –con el cardenal arzobispo Antonio Cañizares y su obispo auxiliar, monseñor Esteban Escudero– y en la iglesia de Santa Catalina, todas ellas a tope de jóvenes sentados en el suelo, se leía el mismo mensaje del hermano Alois.

Decenas de obispos europeos han visitado estos días la ciudad; entre ellos, el presidente de la CEE, cardenal Ricardo Blázquez, y el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, que participó en el encuentro ayer.

Valencia se ha convertido estos días en la capital europea de la juventud solidaria y misericordiosa, una inmensa posada navideña para este encuentro de Taizé, ante Jesús recién nacido. La próxima cita, como se anunció ayer, será en Riga (Letonia).

Belén Nava. Valencia

 

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Mensaje del Papa»]

«El tema de la misericordia, que os reúne, hace que el Papa Francisco se sienta especialmente cercano a vosotros. Os agradece de todo corazón que os dediquéis a esta tarea con toda la fuerza creativa y la imaginación de vuestra juventud. Vosotros queréis también que la misericordia se manifieste en todas sus formas, incluida su esfera social. El Papa os anima a continuar por este camino y a tener el coraje de la misericordia, el cual os va a guiar no solamente a recibirla en vuestras vidas, sino también a estar cerca de las personas más desamparadas. Esto se aplica de manera particular a los muchos emigrantes que necesitan nuestra acogida. A través de vuestra práctica de la solidaridad y de la misericordia, podréis vivir esta alegría exigente, rica de significado, a la cual os llama el Evangelio».

Cardenal Pietro Parolin
secretario de Estado del Vaticano

[/w8_toggle]

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Declaración de paz»]

«Espero que el Encuentro de Valencia suponga la mayor aportación para la paz. Se aporta algo para la paz cuando uno no se hace indiferente a las situaciones reales que están viviendo muchos hombres, de guerra, de división, de descrédito de su dignidad. Cuando un grupo le dice al Señor que es necesario que venga Él al corazón de todos los hombres para devolver la dignidad a quien se la hacemos perder por nuestros enfrentamientos, se está haciendo lo más importante. Quizá eso no sale en ninguna declaración de este mundo, pero sí sale del corazón de los hombres hacia Quien puede hacer la declaración verdadera de paz, Dios mismo. Él declara que o somos familia porque somos hijos de Dios, o perdemos crédito para decir que somos humanos».

Monseñor Carlos Osoro
arzobispo de Madrid

[/w8_toggle]