Tres cardenales piden a los obispos europeos que reubiquen a los refugiados de Lesbos

En una carta dirigida a las Conferencias Episcopales de toda la Unión Europea, los cardenales Hollerich, Czerny y Krajewski solicitan el traslado a otros países europeos de los refugiados que aún malviven en la isla de Lesbos

Alfa y Omega
Foto: REUTERS/Elias Marcou

En una carta dirigida a las Conferencias Episcopales de toda la Unión Europea, los cardenales Hollerich, Czerny y Krajewski solicitan el traslado a otros países europeos de los refugiados que aún malviven en la isla de Lesbos

Los cardenales Jean-Claude Hollerich, presidente de la comisión de los obispos europeos; Michael Czerny, subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, y Konrad Krajewski, limosnero de Su Santidad, han dirigido una carta a las Conferencias Episcopales de los estados miembros de la Unión Europea. Citando varias veces las palabras del Papa Francisco, los tres cardenales invitan a los obispos europeos a seguir las indicaciones del procedimiento para el traslado de solicitantes de asilo y refugiados desde Grecia a un país europeo.

La carta comienza recordando el ángelus del 6 de septiembre de 2015, cuando el Papa hizo un llamamiento «a las parroquias, comunidades religiosas, monasterios y santuarios de toda Europa para que, al expresar el Evangelio de manera concreta, recibieran al menos a una familia de refugiados». También recuerdan que, seis meses después, el Papa viajó a Lesbos: «Consciente de la situación de hacinamiento dramático en el que se encuentran más de 20.000 refugiados en Lesbos y en decenas de puntos críticos en Grecia, el Papa nunca dejó de trabajar para ayudarles, tratando de abrir corredores humanitarios y que así pudieran ser acogidos, con plena dignidad, a otros países europeos». Y constatan: «Las numerosas misiones llevadas a cabo por el cardenal Krajewski y el cardenal Hollerich en las islas del Egeo son una expresión de la preocupación ininterrumpida del Santo Padre».

Los corredores humanitarios

Los tres cardenales piden que, en cada uno de los países miembros de la Unión Europea, «las respectivas Conferencias Episcopales, en colaboración con los gobiernos de cada país», acuerden un «proyecto de corredor humanitario para Lesbos y los campos de refugiados más masificados de Grecia». En este sentido, la carta destaca cómo «las experiencias ya iniciadas en algunos países han demostrado que las posibilidades de una buena recepción son mayores de lo que se esperaba». Muchos menores «han sido bienvenidos en familias, mientras que los adultos fueron recibidos por comunidades religiosas, parroquias y familias disponibles».

La carta termina con las palabras pronunciadas por el Papa en la reunión del 19 de diciembre de 2019 en el Vaticano con los refugiados que llegaron de Lesbos a través de corredores humanitarios. «¿Cómo no podemos escuchar el grito desesperado de tantos hermanos y hermanas? ¿Cómo podemos “ir más allá”, como el sacerdote y el levita de la parábola del buen samaritano, haciéndonos responsables de su muerte? ¡Nuestra pereza es un pecado! Debemos ayudar y salvar, porque todos somos responsables de la vida de nuestro prójimo, y el Señor nos lo pedirá en el momento del juicio».

«Nosotros también junto con el Santo Padre», escriben los tres cardenales, «damos gracias al Señor por todos aquellos que han decidido no permanecer indiferentes. Con coraje abriremos una nueva forma de restaurar la dignidad y el futuro a muchos de nuestros hermanos y hermanas».

Indicaciones para implementar un proyecto de recepción

Junto a la carta enviada a las Conferencias Episcopales, los cardenales han mandado indicaciones para el procedimiento de traslado de solicitantes de asilo y refugiados de Grecia a un país europeo, que va desde la solicitud a los gobiernos para que, a través de los organismos competentes –generalmente los Ministerios del Interior–, ofrezcan a Grecia la asunción voluntaria de responsabilidad con respecto al examen de la solicitud de asilo, hasta el compromiso de las Conferencias Episcopales para brindar hospitalidad y apoyo a los refugiados durante el tiempo necesario. «La Comunidad de Sant’Egidio –dice el anexo– proporciona la identificación de posibles refugiados beneficiarios del proyecto, y luego acuerda con cada Conferencia Episcopal interesada los nombres de los beneficiarios que se alojarán».

Vatican News/Alfa y Omega