Todas las hermandades arropan este año a la catedral de Córdoba

Las 37 cofradías de penitencia de la ciudad se han puesto de acuerdo para pasar en su recorrido por el primer templo de la diócesis. Buscan reivindicar la titularidad católica de la antigua mezquita y el proyecto Segunda Puerta, entorpecido por la Administración

Colaborador
Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Paz y Esperanza, en la catedral. Foto: Rafael Carmona

Una de las expresiones de fe más elocuentes de la Semana Santa es la vivencia de la piedad popular, cristalizada en las salidas procesionales de las hermandades y cofradías. En Córdoba, cada año son más las hermandades que deciden hacer su estación de penitencia transitando por el interior de la catedral, antigua mezquita. Este hecho, que va en aumento, se ha visto hasta ahora condicionado por una dificultad de orden práctico, y es que para que todas puedan realizar su entrada es necesario abrir una segunda puerta que no ralentice la salida y entrada de los cortejos procesionales.

El proyecto Segunda Puerta

El proyecto de apertura de esta segunda puerta, que consistiría en la adaptación de una de las celosías que dan al patio de los Naranjos, cuenta con el visto bueno de técnicos y conservadores; pero desde algunas instancias de la Administración andaluza se demora su aprobación, que es imprescindible. A la polémica del proyecto Segunda Puerta se suma la de la disputa artificial por la titularidad del templo: desde hace más de dos años, desde distintos sectores ideológicos se está llevando a cabo una campaña continuada que quiere poner en duda la titularidad eclesiástica de este singular templo. Una titularidad que la Justicia ha venido refrendando en distintas ocasiones.

37 cofradías, por unanimidad

En este contexto, el pasado noviembre la Agrupación de Hermandades de Córdoba, que representa a las 37 cofradías de penitencia de la ciudad, decidió en Asamblea General un hecho inédito hasta la fecha: que todas ellas pasarían por la catedral durante su recorrido. En el comunicado emitido tras dicha reunión, la agrupación aclaraba que esta decisión unánime se adoptaba tras «los últimos acontecimientos que se han generado en torno a la catedral de Córdoba, y que van desde la puesta en duda de la titularidad del templo hasta la polémica de la celosía», aludiendo así a la apertura de la segunda puerta.

Desde el Domingo de Ramos

Desde el pasado Domingo de Ramos, cuando las circunstancias meteorológicas lo están permitiendo, ya se está produciendo el desfilar de cruces de guías, nazarenos y pasos procesionales por la catedral, dejando estampas históricas. Algunas, las que pueden, entran en el interior del templo, y otras, las menos, solo acceden al patio de los Naranjos. Todas con un mismo objetivo: mostrar su deseo inequívoco de incorporar a sus recorridos el paso por el templo catedralicio.

Un esfuerzo de toda la diócesis

Para hacerlo posible se ha realizado un considerable esfuerzo en la diócesis, adaptando los horarios de los cortejos de cada hermandad. También el Cabildo ha adaptado el inicio de las celebraciones litúrgicas de la iglesia madre. El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, en la carta semanal que dirige a sus diocesanos y que el Domingo de Ramos titulaba Semana Santa, todos a la catedral, consideró muy positiva esta iniciativa y recordó a los cofrades que «la catedral es su casa, la casa de la Iglesia, la casa de la comunidad cristiana».

Reivindicar, sin hacer política

En la misma línea se ha manifestado el delegado de Hermandades y Cofradías de la diócesis andaluza, el sacerdote Pedro Soldado, que en una entrevista concedida a diocesisdecordoba.tv ha puntualizado que no se trata de hacer política, sino de «reivindicar los derechos que tiene el colectivo de cordobeses que viven su fe integrados en las hermandades y cofradías». Una medida que, a tenor de la gran afluencia que están teniendo las procesiones de estos días, ha sido muy bien acogida por los fieles y por todos los sectores de la sociedad cordobesa.

Pablo Garzón. Córdoba

Fechas clave

Siglo VI: se construye la basílica de San Vicente, templo más importante de Córdoba.

Año 768: Abderramán I expropia y destruye la basílica, y construye la mezquita.

Siglo X: Almanzor concluye la última ampliación.

Año 1236: Fernando III, el santo, recupera la mezquita, se la devuelve a la Iglesia y la convierte en catedral.