Slow West

La semana pasada se estrenó Slow West, un singular wéstern atravesado de un romanticismo trágico de sabor clásico. Jay (Kodi Smit-McPhee) es un joven aristócrata escocés que, en pleno siglo XIX…

Colaborador
Fotograma de Slow West. Foto: ABC

La semana pasada se estrenó Slow West, un singular wéstern atravesado de un romanticismo trágico de sabor clásico. Jay (Kodi Smit-McPhee) es un joven aristócrata escocés que, en pleno siglo XIX, llega al inhóspito Oeste americano para emprender un viaje que le permita reunirse con la mujer que ama, Rose, perseguida inmerecidamente por la Justicia. En el camino se cruza con Silas, un cínico y desabrido forajido (Michael Fassbender), que se ofrece a acompañarlo en su aventura con intenciones poco claras.

Se trata de un filme de ritmo pausado, una road movie por las praderas del Oeste, y nos permite conocer a viajantes, indios, cazarrecompensas y variopintos buscavidas. En medio de tanta sordidez brilla la pureza de Jay y de su amor por Rose. Una pureza capaz de los mayores sacrificios, y que será capaz incluso de tocar el fosilizado corazón de Silas. Una brillante ópera prima de John MacLean, un británico que proviene del mundo de la pintura y de las bandas de rock. Si su cine va a tener siempre la delicada mirada humanista de esta cinta, le auguramos una prometedora carrera.