La sociedad castiga, en lugar de curar las heridas; ante todo, se busca venganza y se fomenta el castigo. Pero el amor y el perdón son las experiencias más liberadoras que hay. He visto gente muy destruida física y psíquicamente, pero siempre son personas con dignidad. ¡Somos hijos de Dios hasta el final!