Las armas nucleares y los mártires de Nagasaki, protagonistas del viaje del Papa a Japón - Alfa y Omega

Las armas nucleares y los mártires de Nagasaki, protagonistas del viaje del Papa a Japón

El 24 de noviembre, Francisco visitará Hiroshima y Nagasaki para alzar la voz contra el armamento atómico. Ese mismo día, homenajeará a más de 200 mártires

Redacción
Foto: ABC

El Papa Francisco dedicará una jornada de su viaje a Japón a visitar Hirosima y Nagasaki a prevenir contra la proliferación de armas nucleares. Así se ha confirmado este miércoles al difundirse el programa de su viaje a Tailandia y Japón, del 19 al 26 de noviembre.

El domingo 24, Francisco lanzará un mensaje contra el armamento atómico en Atomic Bomb Hypocenter Park, zona cero del bombardeo atómico en Nagasaki. Por la tarde, mantendrá un encuentro por la paz en el Memorial de la Paz de Hiroshima.

Estas dos visitas fueron las primeras en anunciarse del viaje de Francisco. Desde que se supo de su intención de visitar el país nipón, se habló de esta posibilidad, que responde a la preocupación del Pontífice por la amenaza nuclear.

Preocupación en la Santa Sede

La Santa Sede impulsó la aprobación en la ONU de un Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares, en julio de 2017, y en noviembre de ese mismo año organizó el congreso Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para el desarme integral.

La semana pasada, durante su participación en la Asamblea Nacional de las Naciones Unidas, el secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, recordó que aun falta la firma de bastantes estados para que dicho acuerdo entre en vigor.

Lamentó «la ausencia actual de negociaciones orientadas a lograr ni siquiera los pasos más modestos hacia» la eliminación total de las armas nucleares y pidió que se empiece a actuar «ya, no en alguna fecha vaga del futuro y no esperando a una situación internacional ideal de paz y seguridad».

Homenaje a los mártires

La visita a la zona cero de la bomba atómica no será, sin embargo, la única parada significativa de Francisco en Nagasaki. Antes de partir hacia Hiroshima, rendirá homenaje a los mártires en el monumento dedicado a ellos en la colina Nishizaka.

Nagasaki ha sido históricamente la región de Japón con más presencia cristiana. Sin embargo, esto no libró a sus creyentes de la persecución. De hecho, hasta siete generaciones seguidas sufrieron torturas y asesinatos, y mantuvieron la fe en pequeñas comunidades rurales, ocultas durante siglos, en extrema pobreza, sin sacerdotes ni sacramentos, reuniéndose en establos para contarse unos a otros la vida de Cristo. La Iglesia ha canonizado a más de 200 de los mártires que en distintas épocas dieron la vida en Japón.

El Papa también se reunirá en Tokio con las víctimas del llamado triple desastre: el terremoto de magnitud 9 del 11 de marzo de 2011 que generó el violento tsunami y el accidente en la central nuclear de Fukushima.

Encuentro con líderes budistas

El viaje del Papa comenzará el 19 de noviembre en Tailandia. Allí, además del encuentro con las autoridades, visitará al patriarca supremo budista en el templo Wat Ratchabophit Sathit Maha Simaram.

En Bangkok también participará en un encuentro con los líderes cristianos y de otras religiones en la Chulalongkorn University y celebrará una Misa para los jóvenes en la catedral de la Asunción.

El Pontífice argentino, que en sus primeros años de sacerdocio deseó ser misionero en Japón, pero no pudo ser por su problema en el pulmón, visitará este país –al que ya viajó como jesuita en 1987– desde el 23 de noviembre.

Efe / Redacción