El único interés del diablo es evitar que los cristianos oren. No le teme nada al estudio sin oración, al trabajo sin oración, y a la religión sin oración. Se ríe de nuestro trabajo duro y se burla de nuestros conocimientos, pero tiembla cuando oramos.