El Papa condena la «injustificable violencia» del asesinato de dos sacerdotes en México - Alfa y Omega

El Papa condena la «injustificable violencia» del asesinato de dos sacerdotes en México

Los sacerdotes fueron asesinados a las pocas horas de haber sido secuestrados en un templo en el municipio de Poza Rica

Redacción

Los sacerdotes fueron asesinados a las pocas horas de haber sido secuestrados en un templo en el municipio de Poza Rica

El Papa ha condenado la «injustificable violencia» del asesinato de dos sacerdotes en México, los padres Alejo Nabor y José Suárez, en un mensaje de condolencias que ha enviado al obispo de Papantla, monseñor Trinidad Zapata, y al párroco y vicario de la parroquia de Nuestra Señora de Fática a la que pertenecían los fallecidos.

En el telegrama, firmado como es habitual por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, Francisco se ha mostrado «profundamente apenado» por «la triste noticia» y ha expresado su más sentido pésame al clero, comunidades religiosas y fieles de esa diócesis.

«Su Santidad, al manifestar una vez más su firme condena a todo atentado a la vida y dignidad de las personas, exhorta al clero y los agentes pastorales de la diócesis a continuar con energía su misión eclesial a pesar de los obstáculos, siguiendo el ejemplo de Jesús el buen pastor», ha señalado en el mensaje.

«Con tales sentimientos, mientras desea hacer llegar también a los familiares su cercanía en tan dolorosa prueba, el Papa Francisco imparte a dicha comunidad eclesial la confortadora bendición apostólica como signo de esperanza cristiana del Señor Resucitado», ha agregado finalmente.

Secuestro y asesinato

Los sacerdotes fueron asesinados a las pocas horas de haber sido secuestrados en un templo en el municipio de Poza Rica, según ha informado la Fiscalía General del oriental estado mexicano de Veracruz.

Un grupo armado irrumpió a la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima y secuestraron a los dos curas y al conductor de los religiosos. Poco tiempo después, este lunes 19 de septiembre, los secuestradores asesinaron a los rehenes.

Alfa y Omega/Agencias