El cardenal Luis Antonio Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y presidente de Caritas Internacional, hace una reflexión sobre la respuesta a esta pandemia: «La historia juzgará a nuestra generación por la fuerza del amor desinteresado que esta emergencia común habrá generado y difundido, o si no lo hizo»

Queridos hermanos y hermanas, nos enfrentamos a una emergencia debido al coronavirus. Emergencia, del latín emerger, se refiere a un evento imprevisto que ocurre ante nosotros y que requiere atención. Las emergencias no son nada nuevo para nosotros. Cada año sufrimos terremotos, tifones, inundaciones, sequías y enfermedades. Pero a menudo ocurren en un lugar y afectan a personas limitadas. La actual emergencia por el COVID-19 se denomina pandemia, a partir de las dos palabras griegas: pan, que significa todo el mundo, y demo, que significa gente o población. La pandemia afecta a todas o casi todas las personas. Podemos decir que el COVID-19 es una emergencia general o universal. Nos afecta a casi todos. Y requiere una respuesta de todos nosotros.

Durante las emergencias, instintivamente pensamos primero en nosotros mismos, en nuestras familias y en las personas cercanas a nosotros. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para protegerlos. Aunque si esta reacción es fundamentalmente buena, debemos tener cuidado de no terminar pensando solo en nosotros mismos. Debemos evitar que el miedo nos ciegue a las necesidades de los demás, esas necesidades que son nuestras propias necesidades. Debemos evitar que la ansiedad mate la verdadera preocupación por el prójimo. En una emergencia, incluso el verdadero corazón de una persona emerge. De una emergencia que afecta a todas las personas (pandemia), esperamos ver una emergencia pandémica de atención, compasión y amor. Una crisis de emergencia que estalla de forma inesperada solo puede ser abordada con una erupción igual de esperanza. La propagación pandémica de un virus debe producir un contagio pandémico de la caridad. La historia juzgará a nuestra generación por la fuerza del amor desinteresado que esta emergencia común habrá generado y difundido, o si no lo hizo. Agradecemos a la gente heroica cuyo amor y coraje ya ha sido una fuente de curación y esperanza en las últimas semanas.

Los expertos dicen que debemos lavarnos las manos para evitar infectarnos con el virus y evitar propagarlo. En el juicio de Jesús, Poncio Pilato «tomó agua y se lavó las manos delante de la multitud, diciendo: No soy responsable de esta sangre. ¡Tú te encargas de eso». (Mateo 27, 24). Deberíamos lavarnos las manos, pero no como Pilatos. No podemos lavarnos las manos de nuestra responsabilidad hacia los pobres, los ancianos, los desempleados, los refugiados, los desamparados, los trabajadores de la salud, todas las personas, la creación y las generaciones futuras. Oremos, por el poder del Espíritu Santo, para que el amor genuino surja de todos los corazones humanos para enfrentar esta emergencia común.

Cardenal Luis Antonio Tagle