«Visitar al Papa se ha convertido en deporte político en Argentina» - Alfa y Omega

«Visitar al Papa se ha convertido en deporte político en Argentina»

Llega a España De la edad feliz, el libro del amigo y exalumno del Papa Jorge Milia. Frente a las divisiones alimentadas en torno a la figura de Francisco en Argentina, la obra reivindica al Bergoglio profesor. «Los alumnos de la Inmaculada me enseñaron a ser más hermano y más padre», asegura el Santo Padre en el prólogo

José Calderero de Aldecoa
Jorge Milia, autor de De la edad feliz, junto al Papa Francisco en 2013 en el Vaticano. Foto: Amazing Books

Llega a España De la edad feliz, el libro del amigo y exalumno del Papa Jorge Milia. Frente a las divisiones alimentadas en torno a la figura de Francisco en Argentina, la obra reivindica al Bergoglio profesor. «Los alumnos de la Inmaculada me enseñaron a ser más hermano y más padre», asegura el Santo Padre en el prólogo

Jorge Milia tiene la confianza suficiente para cartearse con el Papa y visitarle, «si él puede, cuando voy a Roma». Para este periodista argentino, Francisco es algo así como «el amigo que consiguió trabajo en el Vaticano». Da fe de ello la fotografía que ilustra este artículo y también lo certifica la extensa correspondencia entre ambos. Sin embargo, Milia tiene claro que su amistad con el Santo Padre no le convierte en su portavoz ni tampoco quiere decir que el Pontífice apruebe todo lo que él hace. Y aunque esto parezca algo obvio, no lo es tanto en Argentina, donde «ir a visitar al Papa se ha transformado en deporte político» y en práctica habitual. «Viene todo tipo de gente impresentable a verte y luego van diciendo que el Papa apoya su lucha», le dijo a Bergoglio el también director del diario Castellanos en uno de sus encuentros. «A mí también me da mucha bronca pero ya sabes los mecanismos del periodismo. Si lo desmiento, alguno dirá que realmente dije eso pero que no quería que se supiera y así cada vez se hace más grande la bola», le contestó Francisco.

Esta actitud de hablar por el Papa «nos mete a todos en una situación pésima» y es la que ha llevado a Jorge Milia a considerar que «tener un Papa argentino nos complica a los argentinos». Al final, «uno no sabe si tal cosa la dijo Francisco, como asegura quien fue a verle, o no la dijo». En este sentido, «los argentinos tenemos una división interna terrible». Por eso, el periodista aconseja acudir a las fuentes oficiales, entre las que cita al nuncio, a la Conferencia Episcopal y al Osservatore, que tiene una edición semanal en el país y en el que el propio periodista escribe una columna. Aunque, matiza, con su falta de determinación también «hay gente dentro de la Iglesia que contribuye a esta desinformación. Tendría que haber una información más clara y directa».

En este mismo sentido se ha expresado recientemente la Conferencia Episcopal Argentina, que en un comunicado ha explicado que la «constante» identificación del Papa «con determinadas figuras políticas o sociales» ha generado «muchas confusiones y justificado lamentables tergiversaciones de su figura y sus palabras que llegan incluso a la injuria y la difamación». Frente a esto, los obispos argentinos aclaran que el Santo Padre solamente «se expresa a través de los voceros formalmente designados por él. Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa. Su aporte a la realidad de nuestro país hay que encontrarlo en su abundante magisterio y en sus actitudes como pastor, no en interpretaciones tendenciosas y parciales que solo agrandan la división entre los argentinos».

Autor sin quererlo

Además de ser amigo de Bergoglio, Milia también es autor de un libro que nunca quiso escribir pero que finalmente redactó por culpa del Papa Francisco. La obra, titulada De la edad feliz y que se presentará el miércoles 24 de enero, a las 20:00 horas, en el salón de actos de Alfa y Omega –En la presentación también participarán Antonio Allende, delegado de Educación de la Compañía de Jesús en España, y Gualberto Díaz, doctor en Medicina y consejero editorial para educación en Amazing Books–, reúne una colección de experiencias que el propio Milia vivió en su etapa de alumno del Colegio de la Inmaculada Concepción (Santa Fe, Argentina), y donde recibió clase de Literatura del entonces profesor Jorge Bergoglio, SJ. «Le envié unos textos a Jorge Mario para que les echara un ojo. Mi intención era hacer unas fotocopias y repartirlas en el 40 aniversario de la graduación del colegio. No pretendía escribir un libro», explica el autor. «Vos escribes muy bien. Tendrías que poner más ahínco y seriedad en esto. No te das cuenta de la realidad. Este libro le va a llegar a mucha gente», le contestó el Papa.

En la obra, no solo se transmiten las vivencias juveniles de Jorge Milia y sus compañeros, sino también las dificultares a las que se enfrenta un profesor en su día a día o el reto del maestro por motivar a sus alumnos, cosa que Bergoglio consiguió llevando a clase al ya entonces mediático escritor Jorge Luis Borges.

El libro –publicado por primera vez en 2006 y que ahora llega a España de la mano de Amazing Books– está prologado por aquel profesor de Literatura hoy convertido en Papa. Además, fue incluido entre los 20 libros que Bergoglio seleccionó de su biblioteca para una edición realizada por Antonio Spadaro SJ, director de La Civiltá Cattolica, y publicada en Italia bajo el nombre de La biblioteca del Papa.

«Al prologar esta publicación quiero agradecerles a ellos todo el bien que me hicieron, de manera especial obligarme y enseñarme a ser más hermano y más padre. […] Quisiera que la lectura de estos pedacitos de vida sea semilla fecunda para quienes las lean», dice Bergoglio en el prólogo.

José Calderero de Aldecoa @jcalderero