Philip Alston: «En España hay mucha gente luchando por sobrevivir»

«La pobreza es una elección política»: este es el lema del relator especial sobre la pobreza extrema en Naciones Unidas, Philip Alston, que ha estado dos semanas en España conociendo la realidad social de nuestro país para elaborar un informe para la ONU

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Philip Alston, durante su visita a las chabolas del poblado de Los Pajaritos en Sevilla, la semana pasada. Foto: Bassam Khawaja 2020

«La pobreza es una elección política»: este es el lema del relator especial sobre la pobreza extrema en Naciones Unidas, Philip Alston, que ha estado dos semanas en España conociendo la realidad social de nuestro país para elaborar un informe para la ONU

¿Por qué esta visita a España? ¿Hay algún dato que indique alguna alarma social?

En España hay bolsas de pobreza consistentes. Dentro de los países de la Unión Europea es de los que peores datos presenta, a la altura de los países del Este. Cuando hay tantas diferencias entre las personas con más capacidad adquisitiva y aquellas que tienen menos, eso indica que no se está haciendo lo suficiente para resolver los problemas de base.

¿Por qué viene en este momento, cuando acaba de iniciarse una nueva legislatura política?

De hecho, es una mera coincidencia. Propuse mi visita antes de las últimas elecciones y fue aprobada por el Gobierno anterior. Ahora en España existe un Gobierno más comprometido con la búsqueda de soluciones contra la pobreza, por lo que espero que se muestre interesado en mis recomendaciones.

¿Ha podido despachar con algún miembro del nuevo Gobierno?

Ha podido hablar con muchas personas de diferentes administraciones, pero no he hablado con nadie del Gobierno. Eso me da más libertad para elaborar mi informe.

¿Qué ha encontrado hasta el momento en su visita a nuestro país? ¿Cómo es la pobreza específicamente española? ¿Quiénes son los que más la sufren?

Siempre es posible identificar grupos concretos, como los gitanos o los inmigrantes, pero la realidad es que el peso de la pobreza en España lo soportan muchos ciudadanos normales: gente que no puede encontrar trabajo, o gente que tiene trabajo pero no suficientes ingresos para mantener a su familia. Hay grupos muy vulnerables, pero la realidad de la pobreza es más amplia. En España hay un número significativo de gente luchando por sobrevivir.

Poco antes de venir afirmaba que «España es la quinta economía más grande de Europa, y sin embargo tiene unos niveles de pobreza sorprendentemente altos. Esto plantea preguntas sobre quién se ha beneficiado del reciente crecimiento y quién se ha quedado atrás». Le traslado la pregunta: ¿quiénes han sido los más beneficiados?

Como siempre, los más ricos son protegidos por los gobiernos, en especial los bancos y el sector financiero. Ellos han recibido ayudas para pasar la crisis de modo más fácil. En España ha habido políticas clásicamente liberales y eso hace más urgente tomar medidas políticas encaminadas a redistribuir la riqueza.

Algunos de los principales actores en la lucha contra la pobreza en España son organizaciones vinculadas con la Iglesia católica. ¿Cómo valora usted su papel en este campo?

El tercer sector juega un papel muy importante en España. El trabajo de Cáritas, por ejemplo, marca una gran diferencia. Pero eso genera también una problemática cuando el Estado no se responsabiliza de sus funciones y se relaja descansando en la fuerza del tercer sector.

Esa es la principal queja de muchas organizaciones y asociaciones a pie de calle. ¿Cómo se puede resolver esta situación?

Eso es lo que voy a tratar en mi informe. Haré sugerencias al Gobierno en este sentido para que las administraciones cumplan su función.

¿Qué va a pasar con su informe sobre la pobreza en España? ¿Tendrá alguna repercusión en nuestra política nacional?

Eso espero [risas], pero no depende de mí. Si logro elaborar un informe fuerte, esa será mi contribución para solucionar este problema.


A la espera del informe final

El relator especial sobre la pobreza extrema es un experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para estudiar la situación de un país o un asunto concreto relacionado con los derechos humanos. El australiano Philip Alston llegó al cargo en 2014 y ya ha visitado diez países, desde Estados Unidos hasta Mozambique, y desde Arabia Saudí hasta China o Mauritania. El informe que elabore sobre España llegará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en junio, pero este viernes hará públicas sus conclusiones preliminares en Madrid.

Durante su estancia en España se ha reunido en varias comunidades autónomas con trabajadoras del hogar, gitanos, familias desahuciadas, chabolistas, temporeros, inmigrantes, afectados por la pobreza energética, gente que solo cobra la Renta Mínima de Inserción… Alston ya traía en la maleta las contribuciones de 40 asociaciones y entidades españolas que trabajan en el mundo de la pobreza,  «pero he querido venir a conocer sus historias de cerca».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo