Parroquias como centros de acogida a las víctimas de trata

Un compromiso y una serie de recomendaciones concretas para poner en marcha a la Iglesia y sacudir a los estados contra la trata de personas

Andrés Beltramo Álvarez
Tres víctimas de trata durante la celebración de una Misa en Whasington el Día internacional contra el tráfico humano. Foto: CNS

Un compromiso y una serie de recomendaciones concretas para poner en marcha a la Iglesia y sacudir a los estados contra la trata de personas. Es el resultado de un taller celebrado del 4 al 6 de noviembre por la Academia Pontifica para las Ciencias Sociales con el título Asistiendo a las víctimas de tráfico de personas. El encuentro buscó establecer la extensión real del tráfico de seres humanos gracias a la aportación de personas que han trabajado con las víctimas alrededor del mundo.

«Es muy importante, contra la opinión del mundo anglosajón, declarar que este es un crimen contra la humanidad porque si se da esto, primero no prescribe y, segundo, el Estado está obligado a hacerse cargo de ello», subrayó en una entrevista, Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la academia.

Y agregó: «Ante el crecimiento del fenómeno y la indignación que produce ver el sufrimiento de las víctimas, queremos una revolución, como piden los Papas. No solo el Papa Benedicto, quien dijo que es un crimen contra la humanidad, también el Papa Francisco cada vez que puede lo dice». Al final de la reunión, los participantes suscribieron una declaración con compromisos específicos, entre los cuales destaca el deseo de convertir a las parroquias en centros activos de acogida para las víctimas.

El encuentro tiene continuidad este jueves y viernes con una cumbre de juezas y mujeres fiscales, también organizada por la Academia Pontificia para las Ciencias Sociales.

Andrés Beltramo Álvarez