Muere Joaquín Blanco, expresidente de Escuelas Católicas, a los 68 años

«Ha estado siempre dedicado, como menesiano, a diversas tareas educativas, tanto en los colegios de la congregación como en las diócesis en las que ha vivido», destacan desde Escuelas Católicas

Alfa y Omega

«Ha estado siempre dedicado, como menesiano, a diversas tareas educativas, tanto en los colegios de la congregación como en las diócesis en las que ha vivido», destacan desde Escuelas Católicas

Este martes 18 de agosto falleció en Santurce el que fuera el presidente de Escuelas Católicas (FERE-CECA) entre entre 2000 y 2003 el padre Joaquín Blanco, religioso de los Hermanos Menesianos. Tenía 68 años.

«Nuestro sentido pésame y nuestra oración a la familia del padre Joaquín Blanco, expresidente de EC (FERE-CECA), y a la familia Menesiana. Su recuerdo permanecerá siempre en nuestra memoria. Descanse en Paz», ha expresado Escuelas Católicas a través de Twitter.

Por su parte, el secretario general adjunto de EC ha calificado a Blanco, que también fue miembro de la junta directiva de la entidad desde 1995, de «religioso ejemplar» y ha asegurado que era «un hombre entrañable». «Nuestro agradecido recuerdo».

Siempre dedicado a tareas educativas

El padre Blanco nació en Palencia y era diplomado en Magisterio y licenciado en Psicopedagogía y Teología. «Ha estado siempre dedicado, como menesiano, a diversas tareas educativas, tanto en los colegios de la congregación como en las diócesis en las que ha vivido», destacan desde EC.

Asimismo, el expresidente estuvo «trabajando codo con codo, durante una parte importante de su vida religiosa, entre los pobres de Chile y Bolivia».

Vuelta a las aulas

La muerte de Blanco se ha producido cuando apenas quedan dos semanas para el inicio del curso escolar y en un momento de gran desconcierto por culpa de cómo debe ser este ante los rebrotes del COVID-19.

El actual secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira, ha asegurado a Europa Press, que los centros están «a la expectativa, viendo cómo se desarrollan los acontecimientos». «Tampoco está muy clara la situación sanitaria y vamos a ver qué es lo que sucede o no. Estamos atentos a lo que las autoridades sanitarias y educativas puedan decir a nivel estatal y autonómico».

Sin embargo, sostiene que su «deseo» es que los niños se pudieran incorporar presencialmente a los centros porque, «desde el punto de vista educativo y no solamente curricular o académico, sino de convivencia, es bueno para los chicos volver a su hábitat normal, pero, evidentemente, siempre condicionado a que la situación sanitaria lo permita». «En la medida en que se pueda, nos parecería positivo que se pueda empezar presencialmente», ha subrayado.

Alfa y Omega