La Congregación de Mena reivindica su carácter «religioso y apolítico»

La hermandad malagueña pide a los líderes del PP, Ciudadanos y Vox que se abstengan de participar en su procesión de este Jueves Santo para evitar «mezclar política y religión»

Ricardo Benjumea
Los legionarios llevan en procesión del Cristo de la Buena Muerte, en Málaga. Foto: EFE/Jorge Zapata

La hermandad malagueña pide a los líderes del PP, Ciudadanos y Vox que se abstengan de participar en su procesión de este Jueves Santo para evitar «mezclar política y religión»

La coincidencia de la campaña electoral con la Semana Santa ha hecho extremar las cautelas para evitar que la política pueda desvirtuar los actos religiosos de estos días. El episodio más notorio se ha producido en Málaga, donde en la tarde de este Jueves Santo –si la meteorología lo permite– se celebra la tradicional procesión del Cristo de Mena a hombros de un grupo de legionarios.

Cuando Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal anunciaron su intención de acudir, la Congregación de Mena les pidió que desistieran de hacerlo. «Nosotros no echamos a nadie; si cualquier persona, político o quien sea», acude a la procesión, «es libre de hacerlo», aclaran desde la entidad. Sin embargo, en esta ocasión, existía el peligro de que se politizara el acto. Por este motivo, el hermano mayor, Antonio de la Morena, remitió una carta y llamó por teléfono a responsables de estas tres formaciones. «Somos una cofradía religiosa que se debe exclusivamente a su diócesis y, por lo tanto, somos apolíticos», explicó a Efe el primer teniente de hermano mayor de la Congregación, Ramón Gómez, añadiendo que las tres formaciones habían mostrado comprensión a esta petición. «Lo que no podía ocurrir es que se hicieran ruedas de prensa delante de los tronos o de la Compañía de Honores de la Legión; mezclar política y religión no es lo adecuado, y menos en Semana Santa», añadió Gómez.

«Comprensión unánime»

El veto responde a una decisión tomada en una reunión de la junta de gobierno y del consejo de la cofradía malagueña, de la que igualmente fue informado el Partido Socialista. Exceptuando algunas críticas en las redes sociales, la respuesta ha sido un «apoyo mayoritario» y una «comprensión unánime», consideran desde la congregación.

Sí está abierta la participación institucional de los representantes políticos, como en años ocasiones. «Nunca invitamos expresamente a representantes de las instituciones, pero esta presencia se ha hecho normal, y creemos que es positiva para la Semana Santa de Málaga», aclaran a este semanario desde la Congregación de Mena. Se da como «muy probable» la participación del nuevo presidente de la Junta de Andalucía, el popular Juanma Moreno, y la del alcalde de Málaga, su correligionario Francisco de la Torre, además del presidente de la diputación, Francisco Salado. En representación del Gobierno central, participará la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha informado de su decisión de no asistir debido a la cercanía de las elecciones.

R. B.