La ACdP invita a dar las Gracias en 1 minuto a la Iglesia «porque para criticarla ya existen otras 1.000 campañas»

«Hay tantas razones para agradecer a la Iglesia que queremos empezar por una de las más actuales: la respuesta que está dando ante la crisis del COVID-19. Pero no nos olvidamos de tantas otras situaciones: las misiones, la persecución de cristianos en Oriente, las religiosas que viven en oración apartadas del mundo…»

Alfa y Omega

«Hay tantas razones para agradecer a la Iglesia que queremos empezar por una de las más actuales: la respuesta que está dando ante la crisis del COVID-19. Pero no nos olvidamos de tantas otras situaciones: las misiones, la persecución de cristianos en Oriente, las religiosas que viven en oración apartadas del mundo…»

La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) ha lanzado este miércoles la iniciativa Gracias en 1 minuto en la que invita «a todos» a «agradecer a la Iglesia toda su labor asistencial y su acompañamiento espiritual».

La idea es enviar los agradecimientos en formato vídeo a través de la página web graciasenunminuto.com, donde quedarán alojados. Deben tener una duración máxima de un minuto «porque tampoco se trata de soltar un sermón». En esta página web también se colgarán noticias y reportajes «para conocer la labor, tantas veces oculta, que realiza la Iglesia Católica».

La ACdP ha explicado que lanza la campaña de agradecimiento a la Iglesia «porque para criticarla ya existen otras 1.000 campañas». Además, «hay tantas razones para agradecer a la Iglesia». De hecho, «queremos empezar por una de las más actuales: la respuesta que está dando ante la crisis del COVID-19. Pero no nos olvidamos de tantas otras situaciones: las misiones, la persecución de cristianos en Oriente, las religiosas que viven en oración apartadas del mundo…».

Primeros vídeos

Tras el lanzamiento, han llegado los primeros vídeos. En ellos, se da las gracias, por ejemplo, al padre Ignacio Jiménez Sánchez, de Sevilla, «por el esfuerzo tan grande desde el punto de vista digital para mantener las eucaristías, y por el tratamiento siempre cercano». O a «las monjas de clausura, en especial a las carmelitas, por rezar por nosotros desde sus conventos».

Alfa y Omega