Las puertas de la Iglesia están abiertas a todos. Si de verdad alguien quiere dedicar su tiempo a los demás, basta con acercarse a las puertas de su parroquia más cercana y ofrecer su ayuda. En Cáritas sabemos bien que el que más da, más tiene.