Director de cine taiwanés se convierte por filmar historias de conversos

Jiang, casado y con hijos, de familia budista, pidió que su bautizo fuera el día 6 de enero, fiesta en la que Jesús «se manifiesta» a la humanidad. Conocido cineasta en Taiwán, ha colaborado en varios proyectos apologéticos y de diálogo intercultural e interreligioso, impulsados por el cardenal Shan

José Calderero de Aldecoa

Jiang, casado y con hijos, de familia budista, pidió que su bautizo fuera el día 6 de enero, fiesta en la que Jesús «se manifiesta» a la humanidad. Conocido cineasta en Taiwán, ha colaborado en varios proyectos apologéticos y de diálogo intercultural e interreligioso, impulsados por el cardenal Shan

directorcinetaiwanesconvierteJiang, conocido director de cine taiwanés, será bautizado el próximo 6 de enero, fiesta de la Epifanía de Jesús. Eligió esta fecha porque es cuando Jesús «se manifiesta» a la humanidad. Para alguien que vivió toda su vida profesional en el sector de la comunicación, «éste es, de hecho, un día importante», relata Xin Yage a la agencia Asia News.

Jiang se interesó por la fotografía desde que era pequeño. Más tarde, su tío le regaló un proyector de 8 mm. Con el tiempo, empezó a pensar en trabajar en la industria del cine y dedicarse a hacer buenas películas. En la década de 1970, trabajó como asistente de fotografía en la industria cinematográfica de Taiwán, trabajando en dos productoras chinas de éxito. Se trasladó a la televisión cuando el gobierno comenzó con los programas infantiles de financiación educativa y de alfabetización.

Después de conseguir un trabajo como cineasta en dos redes de televisión del Gobierno, pasó a Kuangqi Programa de Servicio (KPS), una emisora católica, donde trabajó como productor, junto con unos 200 empleados, en su mayoría jóvenes y personas creativas que se habían preparado para dicho trabajo en la Universidad de Fujen, una institución católica.

«Hace unos meses, el cardenal Paul Shan falleció. Fue Presidente de la red durante un par de años. La familia KPS entrenó a algunos de los productores taiwaneses de televisión más famosos. También me entrenó a mí, especialmente en el interior. Lo que llevaba dentro y quería comunicar eran valores, tratando de ver el significado de las cosas. […] La sociedad taiwanesa no era tan rica como lo es ahora. Miró hacia fuera para copiar los valores más importantes», explicó Jiang.

«Más tarde me di cuenta de que la dimensión religiosa era lo que más me atrajo. Recuerdo que los misioneros extranjeros y religiosos locales siempre me animaron a sacar lo mejor de mí mismo. Cuando eres joven tienes una gran cantidad de energía y quieres comunicar algo que es tuyo, algo nuevo. Esto siempre ha encontrado sitio en nuestros programas».

«Fui creciendo y me casé, tuve hijos. Varios sucesos de mi vida dejaron marcas profundas. Una joven monja que trabajaba con nosotros y el entonces presidente de nuestra estación, monseñor Shan, me animaron a producir un programa religioso llamado Evangelio de hoy. Trabajando en este proyecto reflexioné sobre mi estilo de vida. Probablemente Jesús fue uno de los primeros en escuchar a los valores de los demás. Cuando estaba haciendo el programa escuché muchas historias de la gente contando cómo llegaron conocer y seguir a Jesús. Para mí nunca fue algo neutral», aseguró el cineasta.

«La segunda cosa sin resolver en mi vida fue una enfermedad que podría haber sido fatal de no haber sido tratada adecuadamente. Afectó a todo: dieta, estilo de vida, horario de trabajo, ejercicios físicos. Superé la quimioterapia con la ayuda de mi esposa, mis amigos y colegas, logré salir adelante, luché y gané. Dejé todo, excepto El Evangelio de hoy, porque sentía que, además de ayuda física, necesitaba ayuda espiritual, algo que me diera profunda esperanza. Para mí, esto es muy importante», relató Jiang.

El director de cine y productor decidió bautizarse a principios de este año, porque «queríamos estar seguros de que podía acompañar a mis familiares al templo para las festividades budistas más importantes, que afortunadamente no coinciden con las festividades cristianas. Mi esposa me dijo: O te vienes a ofrecer incienso con nosotros, o te echan de la casa».

José Calderero @jcalderero