Cinco cristianos más asesinados en Nigeria: «No lloréis, dad gracias a Dios por todo»

Un líder católico junto con su padre y otros dos fieles, y un pastor protestante, líder local de la Asociación Cristiana de Nigeria, fueron asesinados el lunes. El presidente del país ha lamentado estas muertes «crueles, inhumanas y deliberadamente provocadoras»

Alfa y Omega

Un líder católico junto con su padre y otros dos fieles, y un pastor protestante, líder local de la Asociación Cristiana de Nigeria, fueron asesinados el lunes. El presidente del país ha lamentado estas muertes «crueles, inhumanas y deliberadamente provocadoras»

La violencia se sigue cobrando víctimas cristianas en Nigeria. Si el domingo la Iglesia celebró la liberación de uno de los seminaristas secuestrados el día 8, solo un día después dos golpes distintos acabaron con la vida de cinco personas.

El primero se produjo en el estado de Nasarawa, en el centro de Nigeria. El líder de la comunidad católica de Keana, Augustine Avertse, fue asesinado por un grupo de hombres armados junto con su padre, Akaa’am Avertse, y otras dos personas.

Se sospecha que los atacantes podían ser fulani, pastores nómadas que se desplazan hacia el sur en búsqueda de nuevos pastos, empujados por la desertización. Sin embargo, un superviviente que resultó herido ha afirmado que no había habido ningún conflicto previo con estos grupos en la zona.

Desde hace tiempo, la Iglesia viene advirtiendo del peligro de que estos pastores estén siendo utilizados por el grupo islamista Boko Haram, leal al Daesh, para extender la violencia. Los cristianos del centro del país han observado, por ejemplo, que cuentan con armas sofisticadas, que sus ataques tienen un mayor cariz anticristiano y que incluso se ha detectado a combatientes yihadistas infiltrados entre ellos.

Un pastor, secuestrado y asesinado

El mismo lunes, el grupo islamista Boko Haram ejecutó al pastor protestante Lawan Andimi, junto con un soldado sin identificar. Andimi, líder local de la Asociación Cristiana de Nigeria, había sido secuestrado a comienzos de enero en la localidad de Michika (estado de Adamawa, en el nordeste del país). Los islamistas, vestidos de camuflaje, atacaron la localidad, cortaron la electricidad y obligaron a muchos habitantes a huir a las colinas de los alrededores. Cuando se retiraron huyendo del ejército, se llevaron al pastor con ellos.

El 5 de enero, los terroristas hicieron público un vídeo en el que Adimi pedía a Mohammed Buhari, presidente nigeriano, que negociara con sus secuestradores. El mensaje terminaba con las palabras «no lloréis, no os preocupéis, sino dad gracias a Dios por todo».

El clérigo, padre de nueve hijos, tenía cierta relevancia entre la población cristiana local. Esto hace pensar que su secuestro y posterior asesinato pueden haber sido premeditados.

1.500 asesinados en 2019

Él y el líder católico Avertse, junto con sus compañeros, se suman así al incesante goteo de cristianos asesinados en el país, sobre todo en la zona norte, de mayoría musulmana. Según la ONG Open Doors, solo el año pasado murieron de forma violenta 1.500 cristianos. Entre ellos, se encuentran once fieles ejecutados en Nochebuena.

Al conocerse las nuevas muertes, el presidente Buhari denunció los homicidios «crueles, inhumanos y deliberadamente provocadores», y ha asegurado que los responsables «pagarán caras sus acciones».

Alfa y Omega