Blázquez, en el Valle de los Caídos: «Aquí no hacemos memoria de unos contra otros» - Alfa y Omega

Blázquez, en el Valle de los Caídos: «Aquí no hacemos memoria de unos contra otros»

El presidente de la CEE preside la Eucaristía con los benedictinos del Valle de los Caídos en la fiesta de San Benito

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Foto: REUTERS/Paul Hanna

El presidente de la CEE preside la Eucaristía con los benedictinos del Valle de los Caídos en la fiesta de San Benito

«Este es un lugar señalado por tantas cosas», pero «sobre este monte hay una cruz, y nunca podemos olvidarla. Esta es nuestra suprema memoria, el memorial de la entrega del Señor. La Cruz culminó el amor de Dios por todos nosotros, hasta el extremo. Desde aquí hacemos esta memoria, no memorias selectivas, no memorias parciales, no memoria de unos contra otros», dijo el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, este martes durante la Eucaristía por la fiesta de San Benito en la basílica del Valle de los Caídos.

Ante la comunidad benedictina del Valle, afirmó que «Jesús es nuestra Paz y desde la Cruz nos ha reconciliado». Por eso «nosotros debemos ser fermento de paz y de pacificación en nuestra historia, en nuestra vida, en todos nosotros. A la sombra de esta Cruz estamos todos».

«Nosotros en la Eucaristía hacemos memoria de la muerte y la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, memorial en el que celebramos el servicio de los vivos y de los difuntos. Aquí venimos a encontrar los resortes de nuestra vida en común, de nuestro presente y nuestro futuro, poniéndonos todos bajo la Cruz del Señor», señaló asimismo.

Foto: Beatriz Avilés

El cardenal Blázquez pidió «pensar hoy en Europa: ¡cuántos se encogen los hombros ante la Palabra de Dios! Como si fuera una Palabra vetada. A veces hacemos una especie de autocensura para que nuestro lenguaje no sea discordante con un guión que se nos quiere trazar. Pero no podemos hacer silencio sobre lo esencial. Con respeto y humildad pronunciemos la palabra de Dios y vivamos a su sombra siempre».

El cardenal afirmó también que «nuestro mundo está entrando en una etapa histórica distinta. Hoy el Papa Francisco nos dice que no solo estamos en una época de cambios profundos y rápidos, sino en un cambio de época. En esta coyuntura qué bien nos vienen las obras, enseñanzas y forma de vivir de san Benito. Son un modelo para lo que tenemos que hacer nosotros hoy».

Por ejemplo, con san Benito «se construye en gran medida el otro. Con nuestro trabajo y nuestra oración. Es un modelo para todos, modelos de relación entre la persona y una comunidad estable. No estamos para dominar, estamos para servir. No para poner nuestro yo en el centro y que todos den vueltas alrededor. Tenemos que servir con un amor entrañable, no áspero, humilde. En la Cruz el Señor nos manifiesta como nos ha amado, con un amor cercano, humilde, paciente…».

Foto: Beatriz Avilés

En este sentido, subrayó que «el pilar básico de san Benito fue: Buscar a Dios. Y no solo durante unos años, sino siempre buscar a Dios. Nos pide ponernos en su presencia día tras día. Si le encontramos, hemos encontrado la luz y la fuerza para la vida. Si no, nuestra vida no tiene fundamento. Busquemos a Dios siempre».

En la fiesta de San Benito, el presidente de la CEE le definió como «un hombre de Dios y un regalo para nosotros. Es padre, maestro y guía. Patrono de Europa y padre del monacato occidental», y concluyó exhortando a los benedictinos: «Queridos monjes, necesitamos vuestra presencia, vuestra ayuda, vuestra palabra, en medio de nuestro mundo».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo