«¿Un donativo para mí? No, para Ecuador...» - Alfa y Omega

«¿Un donativo para mí? No, para Ecuador...»

¿Hay espacio en el corazón del que sufre para ver el sufrimiento de los demás? Las Siervas del Hogar de la Madre y el sacerdote iraquí Benham Benoka han demostrado que sí…

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Un momento del encuentro de las hermanas con el padre Benoka. Foto: Juan Luis Vázquez

¿Hay espacio en el corazón del que sufre para ver el sufrimiento de los demás? Las Siervas del Hogar de la Madre y el sacerdote iraquí Benham Benoka han demostrado que sí.

La hermana Bailey y la hermana Sonia son compañeras de las seis siervas –una religiosa y cinco postulantes– que fallecieron en el terremoto de Ecuador, y trabajan en la evangelización a través del canal HM Televisión. Por este motivo fueron a entrevistar al sacerdote iraquí tras su conferencia en la Jornada Migración y asilo organizada por la Universidad San Pablo CEU la semana pasada. El padre Benoka trabaja en el barrio de Ankawa, en Erbil, donde acompaña a decenas de miles de familias que han huido de la guerra en Siria y del ISIS.

Además, las religiosas canalizaron el año pasado una ayuda para él de parte de los niños del colegio que dirigen en Playa Prieta, en Ecuador, el mismo que se derrumbó durante el terremoto de hace dos semanas y que sepultó a sus compañeras.

Durante la pasada Cuaresma, las religiosas quisieron aumentar aún más esta ayuda, proponiendo a los feligreses de varias parroquias de Alcalá de Henares ofrecer su ayuno, su oración y su limosna en favor de la labor del padre Benoka, entre otros misioneros. Colocaron varias huchas en las parroquias y lo recaudado se lo quisieron dar al sacerdote tras su intervención en el CEU. Sin embargo, al recibir el sobre con el dinero, el padre Benoka dijo: «Yo quiero que este donativo sea para las víctimas del terremoto de Ecuador. Consideradlo una ayuda de los refugiados en Irak a las familias que han sufrido el terremoto». Hoy, en el corazón de las siervas, además del recuerdo de sus hermanas caben también los refugiados de Irak; y en el de los desplazados en Ankawa, en la ciudad iraquí de Erbil, además de su sufrimiento por la guerra, caben las víctimas del terremoto de Ecuador.

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo


Las Siervas del Hogar de la Madre, así como otras instituciones de Iglesia, han habilitado un número de cuenta para ayudar en las labores de emergencia tras el seísmo, de modo que puedan hacer llegar comida, medicinas, colchones y artículos de primera necesidad a las familias necesitadas de la zona:

Grupos Misioneros del Hogar de la Madre: ES15 2038 9318 8430 2139 9676

Cáritas España: ES63 0049 1892 6520 1328 9331

Manos Unidas: ES31 0049 1892 6322 1052 5246

Asociación Manabí: ES55 2038 1033 43 6000663487