Un bestseller con 135 años

Al jesuita Iraeta, en los fogones de la comunidad de Bilbao en 1886, se le olvidaban los planes de cocina. El superior le regaló un almanaque «que no ofrecía cosas del todo buenas». Así nació el Taco del Corazón de Jesús

José Calderero de Aldecoa
El Taco del Corazón de Jesús se ofrece en varios formatos: de pared, de mesa o incluso digital, pero incluye los mismos elementos desde su origen. Foto: Grupo comunicación Loyola

Año 1886. Comunidad de jesuitas de Bilbao. El hermano Iraeta es el encargado de la cocina, pero tiene continuos despistes con las abstinencias y los ayunos. El entonces director de la revista Mensajero, el padre Rodeles, cansado de las equivocaciones, baja a los fogones y le regala al cocinero un calendario con el que poder darse cuenta del día en el que está. Pero Iraeta, después de revisarlo, lo lanza al fogón. «Los textos no son del todo edificantes y los chistes no me parecen. Fuera», piensa. 

Sin calendario, llegó una nueva equivocación en el plan de comidas y el director retornó a la cocina.

–¿Qué ha pasado con el calendario que te regalé?

–Que me he desecho de él.

–¿Por qué?

–Porque no ofrece cosas del todo buenas.

A continuación, el cocinero pronunció una frase que fue el germen de una iniciativa que tiene 135 años y que ha edificado espiritual y culturalmente a miles de familias españolas.

–¿Y por qué no os planteáis vosotros hacer un calendario que sea edificante para quien lo lea?

Al padre Rodeles le gustó la idea. Nació entonces el Taco del Corazón de Jesús, «que se proponía como un antídoto, un contrapeso, a otro tipo de almanaques más frívolos», explica Marta Barrio, actual directora de contenidos del Taco. «Fue una gran idea, porque la aceptación por parte del público fue espectacular y muy rápida». Y todavía hoy lo sigue siendo. Casi un siglo y medio después de aquella conversación «se venden más de 250.000 ejemplares del Taco por toda España y hay gente que lo pide incluso desde América Latina».

La clave de su éxito, según Barrio, se encuentra en que «consigue decir algo a cada lector. Sientes que sus páginas te hablan, y puedes trasladar su contenido a tu vida y a tus preocupaciones». Para la directora, otro punto fuerte del calendario es el hecho de que «hemos logrado mantener a lo largo de su historia los mismos objetivos con los que nació», es decir, «difundir la espiritualidad ignaciana, el compromiso con la fe y la justicia y, desde ahí, impulsar un profundo amor a Jesús y el compromiso personal en la transformación del mundo. Sin olvidarnos nunca de los excluidos, que son los preferidos del Padre».

También en el móvil

A pesar de la fidelidad histórica, el Taco del Corazón de Jesús –desarrollado en la actualidad por Mensajero, del Grupo de Comunicación Loyola– ha ido evolucionando con el paso de los años y hoy presenta distintos formatos, desde el clásico hasta el de pared, o uno gigante para colocar en oficinas y fábricas. «Incluso desde el 2011 está disponible en formato digital a través de una aplicación móvil, con la idea de llegar a otros lectores más jóvenes», explica Barrio.

Sea en un formato o en otro, en sus páginas siempre aparecen los mismos elementos. «Hay una parte más de calendario», en la que se recoge el día, el mes, el año, los datos astronómicos y las fases de la luna. «Otra, en la que aparece el santoral del día, distintas oraciones o las lecturas dominicales». Este tipo de contenidos se combinan con otros «de corte más cultural y de entretenimiento», donde hay desde chistes hasta poemas o píldoras filosóficas, resume la directora de contenidos.

El Taco del año 2021
  • Apertura del Año Compostelano: comienza el 31 de diciembre de 2020, pero se reseña el 12 de enero de 2021.
  • Décimo aniversario de Rezandovoy: 9 de marzo
  • Décimo aniversario de la tragedia de Fukushima: 11 de marzo.
  • Conversión de san Ignacio de Loyola: 20 de mayo.
  • VIII Centenario de la catedral de Burgos: 19 de julio.