Tras Italia, Francia y Bélgica, los corredores humanitarios llegan a Andorra - Alfa y Omega

Tras Italia, Francia y Bélgica, los corredores humanitarios llegan a Andorra

En España, la comunidad de Sant’Egidio tiene todo preparado pero el Gobierno todavía no ha dado su visto bueno

José Calderero de Aldecoa
Refugiados sirios a su llegada a Italia gracias a los corredores humanitarios de la Comunidad de Sant’Egidio. Foto: EFE/Telenews

Andorra implantará próximamente los corredores humanitarios de la comunidad de Sant’Egidio. La iniciativa llegará definitivamente al país una vez que sea aprobada en el parlamento andorrano.

De esta forma, el país vecino se convertirá –tras Italia, Francia y Bélgica– en el cuarto país de Europa al que llega esta medida, que ofrece vías legales y seguras a quienes huyen de países en conflicto, evitando así que se pongan en manos de las mafias.

La iniciativa se implantó por primera vez en Italia en diciembre de 2015, cuando la entidad católica –junto con la Federación de las Iglesias evangélicas y la Iglesia Valdese– firmó un acuerdo con el Gobierno. Desde entonces, al país han llegado 1.000 refugiados, en su mayoría procedentes de Siria.

El pacto con las autoridades italianas fue renovado en noviembre de 2017 con el objetivo de facilitar la llegada de otro millar de refugiados en 2019.

Tras Italia, la medida se constituyó también en Francia. Allí ya han llegado 300 refugiados y lo harán varios cientos más en las próximas semanas.

Bélgica es el tercer país europeo en el que la comunidad de Sant’Egidio ha logrado establecer los corredores humanitarios. Después del acuerdo firmado entre la entidad católica y el Gobierno el 22 de noviembre de 2018, el país que alberga muchas de las sedes de los organismos de la Unión Europea se comprometió a recibir a 150 refugiados procedentes de Líbano y Turquía.

Ahora en Andorra

El último país en sumarse a los corredores humanitarios será Andorra, donde «está previsto poder llevar a una veintena de personas al año», explica Jaume Castro, responsable de la Comunidad de Sant’Egidio en Barcelona.

Aunque, en conversación con Catalunya Cristiana, el responsable advierte de que «todavía falta que el parlamento andorrano apruebe la ley que lo permita».

En España falta el visto bueno del Gobierno

En España, Sant’Egidio también está tratando de impulsar el proyecto, pero el Gobierno todavía no ha dado el visto bueno al proyecto.

En un primer momento, el Ejecutivo recibió la propuesta de manera positiva, aunque se alarga en el tiempo la decisión final.

En nuestro país, se baraja la idea de que pudieran llegar en un primer periodo cerca de 500 refugiados, que recalarían en España en pequeños grupos de 20 o 30 personas, y, posteriormente, aumentarla. Si bien es cierto que el número concreto de refugiados se negociaría una vez que el Gobierno aprobara el proyecto.