A las religiosas malgaches: «Que vuestros monasterios sean lugares de acogida y escucha»

El Santo Padre ha pedido a las religiosas de clausura «que vuestros monasterios, respetando las constituciones, sean lugares de acogida y escucha, especialmente de las personas más infelices. Hoy nos acompañan dos madres que han perdido a sus hijos y representan todos los dolores de vuestros hermanos isleños»

Juan Vicente Boo

El Santo Padre ha pedido a las religiosas de clausura «que vuestros monasterios, respetando las constituciones, sean lugares de acogida y escucha, especialmente de las personas más infelices. Hoy nos acompañan dos madres que han perdido a sus hijos y representan todos los dolores de vuestros hermanos isleños»

Francisco se ha dirigido la mañana de este sábado al convento de las carmelitas descalzas –llegadas desde Bélgica hace casi un siglo–, para reunirse con las 18 que forman la comunidad, un total de un centenar de religiosas de clausura de todo el país, y 70 novicias.

Después de saludar a una multitud alegre reunida en torno al convento, el Papa ha recibido el saludo de la priora, María Magdalena, italiana, quien le ha dado las gracias por los documentos Vultum Dei querere y cor Orans sobre la vida contemplativa y le ha asegurado que «usted tiene un lugar especial en nuestra vida de oración y de amor en el corazón de la Iglesia».

Francisco, a su vez, les ha contado con sencillez varias anécdotas de servicio heroico a sus hermanas carmelitas protagonizadas por Teresa de Lisieux.

En lugar de leerlo, les ha entregado un discurso en el que agradece a las otras familias religiosas «haber dejado por un momento la clausura para venir a manifestar vuestra comunión conmigo y con la misión de toda la Iglesia», y ha dicho a todas que «vosotras, hermanas, participáis en la belleza natural, humana y espiritual de Madagascar».

El Santo Padre les pide «que vuestros monasterios, respetando las constituciones, sean lugares de acogida y escucha, especialmente de las personas más infelices. Hoy nos acompañan dos madres que han perdido a sus hijos y representan todos los dolores de vuestros hermanos isleños».

Además de la escucha, les pide que recen por sus compatriotas necesitados pues «la oración será mas agradable a Dios y mas santificadora cuando en ella somos capaces de incorporar la vida de los demás, sus angustias mas perturbadoras y sus mejores sueños».

El programa del Papa para la tarde del sábado incluye un encuentro con los obispos y, sobre todo, una vigila nocturna con millares de jóvenes en la gran explanada donde celebrará Misa el domingo para mas de medio millón de personas.

Juan Vicente Boo/ABC