«¿Presión? Sí, un poco»

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

La publicación de las respuestas al cuestionario sobre la familia que han hecho las Conferencias Episcopales de Suiza, Alemania, Austria, Bélgica y Luxemburgo no ha sentado bien en el seno de los trabajos preparatorios del Sínodo de los Obispos. Monseñor Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo y uno de los nuevos cardenales que el Papa Francisco va a crear en el Consistorio del 22 de febrero, ha señalado, en declaraciones a Il Quotidiano, que «la publicación de este material no estaba prevista. Se trata de una iniciativa unilateral de algunas Conferencias Episcopales. La indicación concreta era enviar el material al Vaticano de manera reservada. No me ha parecido correcto, porque se trata de material que aún no ha sido examinado, de documentos no oficiales. Si después alguno hace lo que quiere, nosotros ya no podemos hacer nada, pero ése no era el programa». Por el contrario, los Episcopados que no han publicado sus respuestas «han hecho bien, porque hay mucho material y es la Secretaría del Sínodo la que debe elaborar el Instrumentum laboris sobre el que trabajará la Asamblea sinodal. Del resto de respuestas, no se puede esperar que sean publicadas como tales», confirma monseñor Baldisseri.

Entonces, «¿por qué las han publicado algunas Conferencias Episcopales?; ¿se trata de un modo de presionar los trabajos del Sínodo?», pregunta Il Quotidiano. «¿Presión? Un poco. Digamos que ésa sería una interpretación posible», reconoce Baldisseri.

O’Malley: No veo al Papa cambiando la doctrina

Otros pesos pesados de la Iglesia en el mundo se lo han tomado con humor, sin renunciar tampoco a dejar las cosas claras. Así, el cardenal Sean P. O’Malley, arzobispo de Boston y uno de los miembros del Consejo de cardenales que asesora directamente al Papa, ha afirmado sobre el contenido de las respuestas publicadas que «es algo bien conocido que algunos católicos rompen con la Iglesia en estos temas. No es una revelación sorprendente. Te podrías haber ahorrado algunos sellos si eso es todo lo que has sacado en claro» del cuestionario.

En una reciente entrevista al Boston Globe, sobre algunos de los temas de fondo que abordará el Sínodo sobre la Familia, el cardenal O’Malley ha dejado claro que «sería poco realista esperar que la Iglesia considere que los católicos divorciados y vueltos a casar puedan recibir la Comunión. No veo al Papa cambiando la doctrina» en este sentido.

«La Iglesia necesita ser fiel al Evangelio y a las enseñanzas de Cristo. A veces puede ser muy difícil, pero tenemos que seguir lo que Cristo quiere, y confiar en que lo que nos pide es lo mejor para nosotros», explicó el que es uno de los colaboradores más cercanos al Santo Padre. Asimismo, señaló que, «aunque el Papa es consciente de la situación de los católicos vueltos a casar, que quieren seguir en la Iglesia, yo no veo ninguna justificación teológica para relajar las normas». Por eso, pese a reconocer que algunas enseñanzas de la Iglesia pueden resultar impopulares en las sociedades occidentales, el cardenal O’Malley señala que «la Iglesia no puede cambiar sus puntos de vista para acomodarse a los tiempos. En lugar de eso, debe encontrar nuevas formas de explicar sus enseñanzas a una cultura dominada por los valores humanos secularistas».

J. L. V. D.-M.