Papa Francisco: «No tengáis miedo de la debilidad»

«No tengáis miedo de la debilidad», dijo el Papa durante el rezo dominical del Ángelus, al referirse a las difíciles situaciones por las que atraviesan numerosas familias con alguno de sus miembros…

Colaborador

«No tengáis miedo de la debilidad», dijo el Papa durante el rezo dominical del Ángelus, al referirse a las difíciles situaciones por las que atraviesan numerosas familias con alguno de sus miembros enfermo. «La dignidad de la persona no termina cuando la persona está débil, discapacitada y necesita ayuda», resaltó Francisco, dos días antes de la Jornada Mundial del Enfermo (11 de febrero). En particular, añadió, «los cristianos debemos tener una generosa actitud hacia los enfermos mentales. Así es como seremos sal de la tierra y luz del mundo». Éstas fueron sus palabras:

papafrancisconomiedodebilidadQueridos hermanos y hermanas:

En el Evangelio de este domingo, que viene inmediatamente después de las Bienaventuranzas, Jesús dice a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra… Vosotros sois la luz del mundo» (Mt 5, 13.14). Esto nos sorprende, si pensamos quienes eran los que estaban delante de Jesús cuando dijo estas palabras. ¿Quiénes eran los discípulos? Eran pescadores, gente simple… Pero Jesús los mira con los ojos de Dios, y su declaración se entiende como resultado de las Bienaventuranzas. Su significado: ¡Si eres pobre en espíritu, Manso, misericordioso, puros de corazón… eres la sal de la tierra y la luz del mundo!

Para entender mejor estas imágenes, tenga en cuenta la ley judía prescrita que pone una pizca de sal sobre cada oferta presentada a Dios, como un signo de Alianza. La luz, entonces, Israel era el símbolo de la revelación mesiánica que triunfa sobre las tinieblas del paganismo.

Los cristianos, el nuevo Israel, reciben una misión contra todos los hombres: con la fe y la caridad pueden orientar, consagrar la humanidad fructífera. Todos nosotros bautizados, somos discípulos y misioneros y estamos llamados a ser en el mundo un Evangelio viviente: con una vida santa probará a los diferentes ambientes y los defenderá de la corrupción, como lo hace la sal; y traerán la luz de Cristo con el testimonio de una genuina obra de caridad. Pero si los cristianos pierden sabor y se apagan, su presencia pierde efectividad.

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Palabras después del Ángelus»]

El 11 de febrero, el próximo martes, celebramos la memoria de la Santísima Virgen de Lourdes, y vamos a vivir la Jornada Mundial del enfermo. Es la ocasión propicia para poner en el centro de los enfermos, orar por ellos y con ellos, ser sus vecinos. El mensaje para este día está inspirado por la expresión de San Juan: fe y la caridad: «debemos dar nuestras vidas por los hermanos» (1 Jn. 3.16).

En particular, nosotros podemos imitar la actitud de Jesús hacia todo tipo de pacientes: el señor se encarga de todas las acciones de su sufrimiento y abre el corazón a la esperanza.

Quiero tener unas palabras para los cuidadores: ¡Qué trabajo valioso! Se reúnen cada día con los enfermos no sólo marcados por cuerpos frágiles, sino también con gente, a quienes les ofrecen atención y respuestas adecuadas.

La dignidad de la persona no termina cuando la persona está débil, discapacitada y necesita ayuda. También quiero recordar a las familias, donde es normal que tenga cuidado de aquellos que están enfermos. A veces las situaciones pueden ser muy pesadas. Muchos me escriben y hoy me gustaría asegurarles una oración para todas las familias, y les digo: no tengáis miedo de la debilidad. Ayudarnos unos a otros con amor y sentir la presencia consoladora de Dios.

Los cristianos debemos tener una generosa actitud hacia los enfermos mentales. Ésa es la sal de la tierra y la luz del mundo. Que la Virgen María nos ayude a practicarlo y obtener paz y consuelo por todo el sufrimiento.

En estos días tienen lugar en Sochi, Rusia, los Juegos Olímpicos de Invierno. Envío mi felicitación a los organizadores y a todos los atletas, con la esperanza de que sea una verdadera fiesta del deporte y la amistad.

Saludo a todos los peregrinos aquí hoy, familias, grupos parroquiales, asociaciones. En particular, saludo a los maestros y estudiantes del Reino Unido; los teólogos cristianos de diferentes países europeos, que se encuentran en Roma para un Congreso de estudio; los fieles de la parroquia de Santa María Inmaculada y San Vicente de Paul en Roma, quienes vienen de Leapfrog y Montecarelli en Mugello, la comunidad de alivio y la Escuela di San Luca-Bovalino, en Calabria.

Rezo por aquellos que están sufriendo las molestias de los daños causados por los desastres naturales, en diferentes países. La naturaleza nos desafía a estar atentos a la custodia de la creación, para evitar, en la medida de lo posible, las consecuencias más graves. Os deseo un buen el domingo y buena comida. ¡Adiós!

[/w8_toggle]