Nace un nuevo partido cristiano en Alemania - Alfa y Omega

Nace un nuevo partido cristiano en Alemania

Bündnis C -Christen für Deutschland, o en español, Alianza C- Cristianos por Alemania es el nombre de un nuevo partido nacido en Alemania. Se invita a cristianos de todas las denominaciones a formar parte de un proyecto «más allá del esquema izquierda-derecha», que simplemente quiere hacer «una política según los valores cristianos». La pregunta es si Alianza C logrará atraer a miembros de la CDU y votantes desencantados con la gestión de Angela Merkel

Redacción

Bündnis C -Christen für Deutschland, o en español, Alianza C- Cristianos por Alemania es el nombre de un nuevo partido nacido en Alemania. Se invita a cristianos de todas las denominaciones a formar parte de un proyecto «más allá del esquema izquierda-derecha», que simplemente quiere hacer «una política según los valores cristianos». La pregunta es si Alianza C logrará atraer a miembros de la CDU y votantes desencantados con la gestión de Angela Merkel

Angela Merkel con dos ministros del partido socio de gobierno liberal
Angela Merkel con dos ministros del partido socio de gobierno liberal

El nuevo partido nace de dos pequeñas formaciones, PCB y AUF, y cuenta ya con 3 mil miembros. En las próximas semanas, se formalizará la nueva formación, tras haber recibido el proyecto un respaldo masivo de los afiliados.

La gran duda es qué acogida tendrá el nuevo partido entre los cristianos de la gobernante CDU desencantados con el liderazgo de Angela Merkel. Uno de los últimos motivos de escándalo ha sido el proyecto de legalizar el suicidio asistido. La propuesta provenía de la ministra de Justicia, liberal, pero la CDU en ningún momento ha mostrado una oposición abierta. Finalmente, la pasada semana, se anunció que el proyecto se pospone.

La pérdida de apoyos entre los cristianos preocupa a muchos dirigentes de la CDU. Merkel ha querido centrar el partido, y de hecho, su valoración en las encuestas es muy alta, pero en un país donde las mayorías absolutas son muy poco frecuentes las mayorías absolutas, la abstención de los votantes cristianos ha costado ya serios disgustos al partido, y esa pérdida de votos no se ha visto compensada por otros flancos. Uno de los últimos y más dolorosos ejemplos fue la derrota en Baden-Württemberg, Land que los conservadores gobernaban desde 1952. La razón, según una encuesta para la televisión pública ARD, fue a un descenso en el apoyo del 8% entre los electores católicos.

La Unión Demo-Cristiana necesita reconciliarse con esos electores, y, ha hecho varios gestos hacia ellos, como el folleto, presentado en el último congreso del partido, Qué significa para mí la C, en el que 50 de sus dirigentes hablan abiertamente de su fe.

Abre la Canciller y Presidenta de la Unión, luterana. «No puedo ni quiero separar mi labor política diaria de mi condición de cristiana», afirma. «Se trata de la comprensión de una política que pone la mirada en algo más que en los últimos resultados de las encuestas». Y prosigue el Secretario General del partido, Herman Gröhe: «Creer es más que el compromiso por un mundo mejor, pero la fe en Dios fortalece ese compromiso».

La defensa del derecho a la vida, el matrimonio y la familia, o la defensa de los cristianos perseguidos en el mundo, son los puntos fuertes del compromiso de los democristianos, sintetiza el evangélico Volker Kauder, Presidente del grupo parlamentario. Esos puntos son repetidos por los líderes de la CDU una y otra vez.

La cuestión es que después, en la práctica, los hechos n siempre acompañan. Algunos cuadros medios expresan en voz alta su descontento cada vez con más frecuencia. La gran pregunta es si escucharán la llamada de Alianza C – Cristianos por Alemania.

Alfa y Omega