Los padres de Alfie se rinden y piden privacidad para poder acompañar a su hijo

Aseguran que colaborarán con los médicos británicos para ofrecer a su hijo la «dignidad y el confort que necesita»

Colaborador
Foto: AFP Photo/Oli Scarff

Aseguran que colaborarán con los médicos británicos para ofrecer a su hijo la «dignidad y el confort que necesita»

Los padres de Alfie pidieron este jueves privacidad y mostraron su intención de «tender puentes» con los médicos del hospital donde permanece ingresado el pequeño desde diciembre de 2016. A las puertas del Alder Hey de Liverpool, Tom Evans aseguró que ya no «concederá más entrevistas ni habrá más declaraciones» sobre el estado de salud del niño. «A partir de ahora trabajaremos junto al personal del hospital para garantizar que Alfie tenga la dignidad y la comodidad que necesita», afirmó el progenitor del niño de 23 meses que sufre una enfermedad degenerativa irreversible.

«Nuestras vidas han sido trastocadas por el intenso foco de atención que ha despertado en la opinión pública Alfie y su situación», señaló Evans a la par que agradeció «todo el apoyo recibido de todo el mundo, incluso de las autoridades italianas y polacas, que han dedicado su tiempo y apoyo a nuestra increíble lucha». Durante la lectura de un comunicado, el padre del pequeño pidió a todos que «regresen a sus vidas cotidianas».

Tom agradeció además «al personal del hospital en todos sus niveles por su dignidad y profesionalidad durante lo que también ha sido un momento increíblemente difícil para ellos» y aseguró que ambas partes «reconocen las tensiones que los eventos recientes nos han causado a todos, y por eso ahora «deseamos privacidad para todos los involucrados», señaló el padre sin confirmar si Alfie continuará en el hospital o será trasladado finalmente a su casa para pasar las últimas horas o días que le queden con vida.

El cambio de postura de ambos padres se produjo tras la reunión mantenida este jueves durante varias horas con el personal médico del centro hospitalario. El propio padre del niño había asegurado el miércoles –antes de esta cita– que pedirían al hospital que Alfie fuera trasladado a casa al no necesitar cuidados intensivos. El niño fue desconectado de la máquina de ventilación mecánica a última hora del lunes y desde entonces respira por sus propios medios. Horas antes del encuentro con los médicos, Tom incluso llegó a señalar que su hijo no mostraba signos de deterioro y que seguía «peleando» por su vida. «Se le ve cómodo y contento con un ritmo cardíaco estable», precisó. Algunos medios británicos apuntan que los padres han cambiado de actitud tras la reunión con los médicos porque han comenzado a aceptar que Alfie no mejora y podría morir pronto.

Llevar al pequeño a casa era la única opción posible que le quedaba a la familia después de que la Justicia británica rechazase el miércoles el traslado del niño al hospital Bambino Gesù de Roma para aplicarle un tratamiento alternativo.

Iván Alonso/ABC