La vida humana, «el mayor patrimonio de Toledo»

Una Gymkana por la vida da el pistoletazo de salida a varias actividades provida en Toledo en torno al 28 de diciembre, festividad de los Santos Inocentes

Ricardo Benjumea
Foto: Cáritas Toledo/Proyecto Mater

Una gymkana por la vida da el pistoletazo de salida a varias actividades provida en Toledo en torno al 28 de diciembre, festividad de los Santos Inocentes

Cáritas Toledo y el Proyecto Máter preparan una gran movilización diocesana en defensa de la vida el 28 de diciembre, Día de los santos Inocentes. El pistoletazo de salida lo dio un grupo de alumnos de uno de los colegios diocesanos, con una gymkana que recorrió los monumentos más frecuentados por los turistas.

«Es un modo de enseñarles a conocer el patrimonio de la ciudad, y transmitir a los chicos que, por muy espectacular que pueda ser, qué mayor patrimonio que la vida humana», explica el secretario general de Cáritas Toledo, Javier García Cabañas.

Los jóvenes recorriendo durante toda la mañana el centro de Toledo, superando pruebas como preparar un belén viviente, cantar villancicos o preparar una pócima en defensa de la vida, involucrando a los turistas que se encontraban por la calle, los cuales «se lo tomaron muy bien», dice García Cabañas.

Pese a este ambiente festivo, el responsable local de Cáritas advierte de que el desprecio a la vida humana es hoy un problema muy grave, con «300 muertes diarias en España, más de 100.000 al año». Frente a esto, «debemos dar una respuesta que tenga eco en la sociedad». De ahí la propuesta de Cáritas Toledo de involucrar a toda la diócesis en acciones comunes. El conjunto de las delegaciones, en particular la de Familia, colaboran en diversas iniciativas que culminarán con una vigilia por la vida en la catedral el día 28 a las 17 horas. El reto, sin embargo, es que «esta jornada se institucionalice y podamos celebrarla cuantas más diócesis, mejor».

La labor de denuncia –añade Javier García Cabañas– va acompañada de «propuestas muy concretas, con la credibilidad que dan iniciativas como el Proyecto Máter», que se dedica al acompañamiento a mujeres embarazadas con problemas o a víctimas del síndrome post aborto. En los dos años que lleva funcionando en Toledo, gracias al Proyecto Máter han nacido 72 niños, 12 de ellos rescatados tras intervenciones de urgencia con sus madres a las mismas puertas del abortorio.

Ricardo Benjumea