La Torre de Jesús se prepara para asaltar el cielo de Barcelona

Aunque el templo de Gaudí no estará terminado hasta 2026, ya ha comenzado a levantarse la más alta de las seis torres que coronarán la basílica. El día 27, monseñor Omella celebrará su primera Misa…

Colaborador

Aunque el templo de Gaudí no estará terminado hasta 2026, ya ha comenzado a levantarse la más alta de las seis torres que coronarán la basílica. El día 27, monseñor Omella celebrará su primera Misa en Barcelona en la Sagrada Familia

Será la más alta, la más simbólica y la que domine el skyline de Barcelona con una gran cruz al más puro estilo Gaudí: la Torre de Jesús, que coronará la Sagrada Familia, ya ha comenzado a construirse.

En realidad los trabajos de construcción que se han puesto en marcha abarcan a las seis torres centrales, siguiendo el diseño de Antoni Gaudí: las de los cuatro evangelistas, la de María y la de Jesús. Y aunque como ha explicado su arquitecto director, Jordi Faulí, al abordar las obras «seguimos con fidelidad los modelos y dibujos de Gaudí», el equipo de trabajo también tienen margen para crear, como la Sala Crucero, un espacio situado en la base de la torre no contemplado por Gaudí, que servirá para que los visitantes que suban a la Torre de Jesús puedan tener un lugar de reunión en el camino hacia Jesús.

Las seis torres centrales

El diseño y la construcción de las seis torres centrales es uno de los puntos esenciales para concluir el templo. La de Jesús será la más alta, con 172,5 metros, y acabará con una cruz de cuatro brazos que iluminará todo el edificio. La torre dedicada a la Virgen medirá 130 metros, cubrirá el ábside y terminará con una estrella matutina. Y las cuatro torres de los evangelistas, que rodearán la de Jesús, llegarán a los 135 metros. Su unión con la torre central será a 85 metros, donde un puente de vidrio unirá ambas. Cada una de estas tendrá en la cúspide una escultura tetramorfa de cada evangelista: san Juan, con el águila; san Lucas, con el toro; san Marcos, con el león, y san Mateo, con el ángel.

Un sistema innovador

La construcción física de estas torres no se podrá ver hasta el 2018 y terminará en el año 2020, aunque todavía deberán colocar las cúspides. En este plan cronológico todavía se contempla el 2026 como año de finalización de las obras arquitectónicas, coincidiendo con el centenario de la muerte de Gaudí.

Para su construcción se empleará un sistema innovador: la postensión de las piedras. Esto significa que dentro de la fila de piedras se insertará una barra de acero inoxidable, de forma que el conjunto pase a ser una sola pieza y resista mejor el aire.

Numerosos avances en 2015

Este año se han puesto los vitrales definitivos de las naves centrales, excepto la del ábside. También se ha renovado el espacio dedicado al coro, con asientos y barras de seguridad para que este próximo 8 de noviembre, en la misa del quinto aniversario de la dedicación de la basílica por Benedicto XVI, puedan estar totalmente terminadas. Lo mismo ocurrirá con la sacristía de Poniente, casi finalizada por dentro, y que se usará en la misa del próximo 8 de noviembre. Y por último, ya está prácticamente finalizada la fachada del Nacimiento, en la que solo falta una puerta de bronce, que se colocará en breve.

En 2016, está previsto finalizar por completo la sacristía de Poniente así como la fachada de la Pasión, de carácter austero y duro para expresar el sentimiento que provoca la muerte de Jesucristo. En el pórtico de esta fachada ahora hay 16 columnas de granito, pero todavía quedan las dos centrales, donde se introducirá el sepulcro vacío. También en el año 2016 se terminará la Sala Crucero y su acceso por la escalera del ábside.

Estreno de monseñor Omella

Este será el estado en que se encuentre la Sagrada Familia el nuevo arzobispo electo de Barcelona, monseñor Juan José Omella. De forma providencial, monseñor Omella tomará posesión de la archidiócesis barcelonesa el sábado 26 de diciembre, con una Misa en la catedral. Y solo 24 horas después, el domingo 27, el nuevo arzobispo podrá celebrar en la gran basílica de Gaudí su primera Eucaristía como pastor diocesano, durante la tradicional celebración de la Fiesta de la Familia que reúne cada año a miles de barceloneses, y a la que este año se espera una mayor afluencia de fieles.

D. M. B. Barcelona