La Iglesia suspende el diálogo en Nicaragua: «Aquí no se pueden seguir asesinando más personas» - Alfa y Omega

La Iglesia suspende el diálogo en Nicaragua: «Aquí no se pueden seguir asesinando más personas»

«Este gobierno tiene que demostrar voluntad política. Esto no es un juego, esto es serio para el futuro de Nicaragua. Aquí no se pueden seguir asesinando más personas», ha dicho monseñor Silvio Báez ante los continuos incumplimientos del presidente de los acuerdos adoptados en la mesa de diálogo

Alfa y Omega

«Este gobierno tiene que demostrar voluntad política. Esto no es un juego, esto es serio para el futuro de Nicaragua. Aquí no se pueden seguir asesinando más personas», ha dicho monseñor Silvio Báez ante los continuos incumplimientos del presidente de los acuerdos adoptados en la mesa de diálogo

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendió temporalmente el Diálogo Nacional ante el incumplimiento del Gobierno de Daniel Ortega de su promesa de enviar varias cartas de invitación a diferentes organismos internacionales para revisar la crisis que vive el país. En el reinicio del Dialogo Nacional el pasado fin de semana, gobierno y oposición acordaron invitar a varias organizaciones para supervisar los derechos humanos en Nicaragua después de que más de 180 personas hayan fallecido tras dos meses de protestas, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Sin embargo, los representantes del gobierno de Ortega no han enviado aún dichas misivas, por lo que la CEN decidió detener las conversaciones hasta que sean formalizadas las invitaciones ante la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos. «El canciller dio razones únicamente burocráticas, que incluso no son muy creíbles», dijo Carlos Tünnerman, uno de los líderes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, la oposición, en referencia a los motivos argüidos por el gobierno para no mandar las invitaciones.

Ante la falta de compromiso del Ejecutivo para dejar entrar a organismos internacionales para investigar la violencia que Ortega ha aplicado para reprimir las manifestaciones, los líderes de la Alianza Cívica decidieron abandonar la mesa de negociación hasta que el gobierno cumpla lo acordado. «Vaya usted a su oficina, redacte las cartas, mande las invitaciones y traiga copia de esas cartas para el plenario del diálogo el martes», instó Tünnerman al canciller nicaragüense, según recoge la prensa local.

Más duro con los continuos incumplimientos del presidente de Nicaragua, y con la represión, se ha mostrado el obispo auxiliar de Managua. «Este gobierno tiene que demostrar voluntad política. Esto no es un juego, esto es serio para el futuro de Nicaragua. Aquí no se pueden seguir asesinando más personas», ha dicho monseñor Silvio Báez a la agencia Fides.

Este último episodio no hace más que enquistar las ya de por si complejas conversaciones entre gobierno y oposición, partes que tienen objetivos muy diferentes. Mientras que Ortega no plantea dejar el poder, la Alianza Cívica exige la celebración de unas elecciones anticipadas como método para resolver la crisis. En ese sentido, el departamento de Estado de EE.UU. emitió ayer un comunicado exigiendo pronta celebración de elecciones en el país Centroamericano para solucionar el conflicto.

ABC/Alfa y Omega