La Iglesia se despide de Elías Yanes y destaca su trabajo en el posconcilio y la transición española - Alfa y Omega

La Iglesia se despide de Elías Yanes y destaca su trabajo en el posconcilio y la transición española

Monseñor Vicente Jiménez Zamora presidió el funeral de Elías Yanes, arzobispo de Zaragoza durante casi tres décadas y presidente de la Conferencia Episcopal desde 1993 hasta 1999. En la homilía de la Misa, celebrada la mañana del lunes en la basílica del Pilar, Jiménez Zamora destacó «el inmenso servicio a la Iglesia y a la sociedad civil española» de Yanes, sobre todo a principios de su episcopado, «que coincidió con el posconcilio y la transición española»

Redacción
El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, en el centro, el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, a la derecha, y el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, a la izquierda, durante el funeral del arzobispo emérito de Zaragoza, Elías Yanes, en la basílica del Pilar de Zaragoza, esta mañana. Foto: EFE/Javier Cebollada

La basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza acogió la mañana del lunes el multitudinario funeral de Elías Yanes, quien fuera arzobispo titular de Zaragoza durante casi tres décadas (1977-2005) y presidente de la Conferencia Episcopal desde 1993 hasta 1999, fallecido este viernes a los 90 años tras un debilitamiento de su estado debido a su avanzada edad.

A la Misa, oficiada por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez Zamora, acudieron un total de 20 obispos de toda España y los cardenales Blázquez –presidente de la Conferencia Episcopal Española–, Cañizares, Osoro, Rouco, Martínez Sistach y Omella. También estuvieron presentes diferentes representantes políticos y destacados miembros de la sociedad civil.

Inmenso servicio a la Iglesia

En la homilía, el arzobispo de Zaragoza destacó «el inmenso servicio a la Iglesia y a la sociedad civil española» de Yanes, sobre todo a principios de su episcopado, «que coincidió con el posconcilio y la transición española», momento este último en el que «supo distinguir las voces de los ecos».

De sus 28 años a cargo del arzobispado zaragozano, Jiménez Zamora destacó de Yanes su acción pastoral inspirada en el Concilio Vaticano II, la recuperación del patrimonio –como la «modélica restauración de la catedral de la Seo»– o la creación de nuevas parroquias y templos.

La diócesis de Zaragoza y toda España «tenemos con él una deuda de inmensa gratitud», manifestó el prelado ante los obispos, arzobispos, cardenales y el centenar de sacerdotes que asistieron al funeral, junto a los allegados de Yanes y feligreses que abarrotaron la basílica.

En declaraciones a la prensa previas a la ceremonia, el cardenal Omella, quien fuera obispo auxiliar de Yanes, recordó al fallecido como «un hombre muy de la Iglesia, pero de los tiempos modernos», además de una «persona muy inteligente y humilde».

Tras la celebración, los restos de monseñor Elías Yanes recibieron sepultura en la cripta del Pilar.

Numeras muestras de condolencia

El presidente de la CEE, cardenal Ricardo Blázquez, y el arzobispo de Zaragoza, han recibido numerosas muestras de condolencias por el fallecimiento de monseñor Elías Yanes. El Papa Francisco envió el pasado sábado a través del Nuncio del Vaticano en España, Renzo Fratini, un mensaje al arzobispo de Zaragoza, en el que le trasladaba su más profundo pésame por el fallecimiento de quien «con ejemplar celo y entrega pastoral, sirvió a esta Iglesia particular durante tantos años».

Sus majestades los Reyes, «al conocer al noticia del fallecimiento de monseñor Elías Yanes, que tanto hemos sentido, queremos hacer llegar nuestro sentimiento de pésame por su pérdida, junto con nuestro reconocimiento por la importante labor que desarrolló durante tantos años en el seno de la Conferencia Episcopal Española».

Destaca también la carta de condolencia de monseñor Gabino Díaz Merchán, arzobispo emérito de Oviedo, quien reconoce el «trabajo infatigable de nuestro hermano, mis sentimientos de pena por su muerte y de admiración por su desvelo y constancia en el trabajo apostólico, que pude experimentar en Asturias en su ayuda generosa a la pastoral diocesana desde los primeros años de su consagración episcopal». Monseñor Yanes fue obispo auxiliar de la diócesis de Oviedo, de 1970 a 1977, mientras que monseñor Díaz Merchán era su obispo diocesano.