La Iglesia apoyó la iniciativa #UnDiaSinNosotras, contra los feminicidios en México

Las mujeres mexicanas hicieron huelga el lunes para protestar por la creciente violencia contra ellas, que en 2019 se saldó con mil asesinatos

Alfa y Omega
Foto: EFE/José Méndez

Las mujeres mexicanas hicieron huelga el lunes para protestar por la creciente violencia contra ellas, que en 2019 se saldó con mil asesinatos

El Día Internacional de la Mujer 2020 tuvo un rostro muy distinto en México. A la marcha convocada por innumerables organizaciones el domingo 8 de marzo, se sumó el lunes una huelga nacional de mujeres. Esta convocatoria, bajo el lema #UnDiaSinNosotras, buscaba lograr que no hubiera ninguna mujer en las oficinas o en las escuelas, restaurantes, tiendas o transporte público.

La idea era presentar un país sin mujeres por un día, en protesta por la oleada de asesinatos contra mujeres y niñas. Cristalizaba así la indignación creciente en el país por la muerte violenta de mil mujeres en el país en 2019. Sobre todo por algunos casos que han llegado especialmente a la opinión pública.

El pasado mes de noviembre Abril Pérez fue asesinada por su marido, que había sido puesto en libertad por el juez a pesar de sus antecedentes. Ya en 2020, se produjo el feminicidio de la joven Ingrid Escamilla, que fue desollada y eviscerada, y el secuestro y asesinato de la pequeña Fátima, de tan solo 7 años.

La propuesta de la huelga de mujeres nació de grupos feministas, pero despertó el apoyo de grupos de diverso origen socioeconómico, político o racial, así como de muchas instituciones públicas y privadas. Incluida la Iglesia católica, con varios obispos mostrando su apoyo a la iniciativa.

En la raíz, el machismo

Monseñor Luis Martín Barraza Beltrán, obispo de Torreón, la calificó de «muy loable porque la mujer representa la familia, la vida y es un actor muy importante dentro de la sociedad». También monseñor José Armando Álvarez Cano, obispo de Tampico, mostró en nombre de la diócesis el «apoyo y respeto a la libre decisión de nuestras compañeras religiosas y laicas de sumarse a esta iniciativa», pidiendo también que «este tipo de movimientos sociales no sean motivo de división».

La archidiócesis de México (Ciudad de México) subrayó, mediante un texto publicado en su semanario Desde la fe, que «en México se vive un machismo que ha provocado numerosos feminicidios. Esto ya no es posible tolerarlo y por ello no solo queremos solidarizarnos y acompañar a las mujeres que sufren violencia, sino que celebramos toda iniciativa o política pública que coadyuve a erradicar la cultura nociva que nos invade».

Estas propuestas para cambiar la mentalidad social en lo que a la mujer se refiere –continúa el texto editorial– «se trata de un acto de justicia, pero también de necesidad, pues el don de la feminidad cada vez es más urgente en la construcción de los procesos de humanización que se requieren en todos los ámbitos».

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) se unió a #UnDiaSinNosotras difundiendo en sus redes sociales mensajes como el de monseñor Álvarez Cano arriba citado o el de monseñor Gustavo Rodríguez Vega, arzobispo de Yucatán: «Nada hay más lejano a un buen cristiano que maltratar a las mujeres que tanto sostienen la vida de nuestras comunidades. Al contrario, nuestra gratitud y respeto a todas ellas».

Agencias/Alfa y Omega