La Diócesis de Orihuela-Alicante impulsa un plan integral para la prevención y lucha contra los abusos - Alfa y Omega

La Diócesis de Orihuela-Alicante impulsa un plan integral para la prevención y lucha contra los abusos

Diseñado por el obispo y la comisión diocesana de protección de menores y adultos vulnerables, empezará a aplicar en el próximo curso 2020-2021

Alfa y Omega
Foto: Diócesis Orihuela-Alicante

Diseñado por el obispo y la comisión diocesana de protección de menores y adultos vulnerables, empezará a aplicar en el próximo curso 2020-2021

La Diócesis de Orihuela-Alicante podrá en marcha a partir del próximo curso un plan integral para la prevención e intervención ante los abusos, «una herramienta para la renovación de la vida eclesial diocesana revitalizando la identidad cristiana personal y de las comunidades, y favoreciendo una vivencia equilibrada de relaciones maduras desde el Evangelio».

Este nuevo instrumento, según explican desde la diócesis alicantina, encuentra su razón de ser en la idea de que la Iglesia no puede actuar solo cuando hay un caso, sino de una forma proactiva para proteger a las personas y prevenir cualquier forma de abuso de conciencia, de poder o sexual, evitando el encubrimiento.

El plan abarcará a todos los sectores de la diócesis: clero, seminaristas, familias, agentes pastorales, colegios, parroquias, vida consagrada, asociaciones… Si bien esta dirigido al ámbito también quiere ponerse a disposición de la sociedad para acabar con esta «grave plaga».

Entre las actividades ya programadas para el próximo curso se encuentran campañas de sensibilización sobre la gravedad de los abusos y la dolorosa experiencia de las víctimas; itinerarios de formación, con la colaboración y asesoramiento del Centro para la Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; la implantación de un sistema de entorno seguro en todos los ámbitos pastorales y entidades de la diócesis; y la difusión y puesta en marcha de la asociación PREVYAC para prevenir y actuar ante cualquier abuso, sobre todo, como ayuda y asistencia a las víctimas.

«Este plan integral quiere ser una ayuda a la Diócesis para renovar la llamada a vivir en santidad, porque “el resultado mejor y la resolución más eficaz que podamos dar a las víctimas, al Pueblo de la santa Madre Iglesia y al mundo entero, es el compromiso por una conversión personal y colectiva, y la humildad de aprender, escuchar, asistir y proteger a los más vulnerables” (Papa Francisco)», señalan desde el obispado alicantino.

Alfa y Omega