Hoy… con los cristianos de China - Alfa y Omega

Hoy… con los cristianos de China

La Conferencia Episcopal Española ha organizado una Semana de Oración por los Cristianos Perseguidos. Desde el domingo 17, festividad de la Ascensión, y hasta el próximo día 24, domingo de Pentecostés la Iglesia española reza por nuestros hermanos perseguidos en tantos países. Desde Alfa y Omega nos unimos a la oración y te proponemos que nos acompañes en esta semana en la que seguiremos los materiales propuestos por la Fundación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada y su Informe de Libertad Religiosa en el Mundo. ¿Te unes?

Redacción

La Conferencia Episcopal Española ha organizado una Semana de Oración por los Cristianos Perseguidos. Desde el domingo 17, festividad de la Ascensión, y hasta el próximo día 24, domingo de Pentecostés la Iglesia española reza por nuestros hermanos perseguidos en tantos países. Desde Alfa y Omega nos unimos a la oración y te proponemos que nos acompañes en esta semana en la que seguiremos los materiales propuestos por la Fundación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada y su Informe de Libertad Religiosa en el Mundo. ¿Te unes?

Para la comunidad católica de China, el período que se estudia en este informe ha estado marcado por arrestos, detenciones, destrucción de iglesias, prohibición de las actividades religiosas y consagraciones episcopales ilícitas (realizadas por el Gobierno chino). La elección del papa Francisco y, casi al mismo tiempo, el ascenso al poder del presidente Xi Jinping, considerado moderado, infundió esperanzas de cambio en el clima de la libertad religiosa. Hubo manifestaciones de aprobación respecto al papa Francisco y al nuevo secretario de Estado vaticano, incluso por parte de personalidades del Gobierno. Pero en la práctica la situación se ha mantenido sin el menor cambio.

Tomás y Felipe son miembros de la Iglesia no oficial, fieles al Papa. Las únicas iglesias que se ven por las calles son las que las autoridades permiten construir a la Asociación Patriótica, que obedece las directrices del régimen comunista. «Nosotros no tenemos iglesias. Celebramos los sacramentos en las casas de los fieles. Intentamos poner cruces para indicar a los fieles que allí hay un lugar donde poder rezar, y el Gobierno nos las quita. Eliminan todos nuestros signos exteriores», explica don Tomás.

El Gobierno también quiso borrar del mapa el seminario en el que se estaba formando Felipe. «Estuve viviendo dos años en una habitación del seminario para evitar que el Gobierno destruyera el edificio. Me vigilaban durante las 24 horas del día para saber si abandonaba el edificio y, entonces, tirarlo abajo», asegura.

Por Tomás, Felipe y por el resto de nuestros hermanos perseguidos en China.

Oración:

Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren la persecución y discriminación en Irak, Siria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.

Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.

Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe en alegría y libertad.

Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos y les guíe por el camino de santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe.

Abre, Señor, nuestros corazones para que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra solidaridad.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

Alfa y Omega